Publicado 03/03/2021 21:01CET

Pilar Mustieles (DPZ) resalta que "el papel de la mujer es esencial para el territorio y la economía"

Archivo - Colegiata Santa María la Mayor de Caspe
Archivo - Colegiata Santa María la Mayor de Caspe - EUROPA PRESS - Archivo

La diputada provincial resalta en una jornada online que las diferencias de género han aumentado con la pandemia

ZARAGOZA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La diputada provincial de Igualdad de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), Pilar Mustieles, ha expresado este miércoles que "el papel de la mujer es esencial en el territorio y para el mantenimiento de la economía", dejando claro que "las mujeres tienen que ser protagonistas" ante el grave problema de la despoblación. La DPZ está firmemente comprometida con la causa de la igualdad de género, ha asegurado Mustieles.

Ha participado en la jornada online sobre 'La mujer rural en tiempos del COVID, organizada por la DPZ y 'El Periódico de Aragón', que han seguido por Internet más de 800 personas esta tarde.

Ha puesto de relieve que la pandemia de la COVID-19 "ha agudizado" las diferencias de género en el medio rural. En su opinión, "han sido muchos los logros que hemos podido conseguir, pero queda mucho por avanzar", tras lo que ha alertado del "impacto negativo sin precedentes" de la crisis sanitaria, que ha convertido en "retrocesos" muchos avances en esta materia.

Ha aseverado que el confinamiento y el aislamiento social "han sido una tortura añadida para las víctimas de la violencia de género" y ha aumentado "las cargas desproporcionadas que soportan las mujeres", al tiempo que se han añadido nuevos "obstáculos", por eso "la necesidad de cerrar las brechas laboral, salarial, digital y la corresponsabilidad".

La diputada provincial, también alcaldesa de Caspe, ha observado que la población rural ha aumentado tras el inicio de la pandemia, porque quienes se marcharon a las grandes ciudades "piensan que el mundo rural tienen una mejor calidad de vida".

"La implicación de las instituciones es fundamental para que desarrollen sus proyectos, por ello la lucha por la igualdad es objetivo prioritario de la Diputación de Zaragoza", ha destacado Mustieles.

DIVERSIDAD

Por su parte, la directora general de Cooperación al Desarrollo y exdirectora del IAM, Natalia Salvo, ha señalado que "las mujeres del medio rural no son una realidad homogénea, sino que existe una diversidad de perfiles" y, de hecho, "son muy diversas en formación, propiedades, aspiraciones vitales, cualificación y nivel de renta", de forma que "las realidades son plurales".

"Las mujeres sufren una desigualdad estructural, la brecha laboral", ha avisado Salvo, incidiendo en que esta desigualdad se produce no solo en contextos de crisis, como la pandemia, sino en ausencia de crisis, tras lo que ha aludido al "handicap" laboral que supone la maternidad, que "está muy penalizada en la realidad social" y a "los techos de cristal, que son ya casi techos de hormigón" y los "suelos pegajosos", en referencia a la precariedad.

En este sentido, Salvo ha apuntado que "la vida laboral en el medio rural presenta grandes desigualdades en la perspectiva de género, ya que la población activa femenina es del 49% frente al 72% masculina", tras lo que ha planteado la necesidad de "nuevas políticas que permitan a las mujeres desarrollar sus proyectos en los pueblos".

Ha defendido la introducción de la perspectiva de género en todas las políticas públicas, como en su momento fue el caso de las pensiones no contributivas, y la legislación especializada, como la Ley de Igualdad y la de titularidad compartida de explotaciones.

La trabajadora social de Campo de Belchite, Noelia Domínguez, ha manifestado que "no hay un prototipo de mujer rural más allá de las estadísticas", sino que hay "mujeres en toda su diversidad", haciendo notar que no solo hay mujeres de edad avanzada en el medio rural, aunque sea una población en general envejecida.

Ha referido que "las tareas más valoradas son masculinas", pero "la cara que se ve en los servicios sociales, de la vulnerabilidad, no es masculina, sino femenina" mayoritariamente. También ha señalado que si la pareja funciona como un equipo no es un problema la titularidad de las explotaciones agropecuarias, pero sí si no hay cooperación.

Asimismo, ha llamado la atención sobre las nuevas familias, de personas que han emigrado a los pueblos desde otros puntos de España o desde el extranjero, de forma que "la población es diversa".

La accesibilidad a los servicios sí puede ser un problema, aunque "esos servicios están ahí", en ocasiones en las cabeceras de comarca, ha continuado Domínguez, quien por otra parte ha realzado el papel de las asociaciones, que son "solidarias y reivindicativas" y les dan visibilidad. Ha avisado de la pérdida de empleo que han sufrido algunas mujeres dedicadas a los cuidados y el turismo tras el inicio de la pandemia.

La coordinadora del programa Leader 'Jóvenes Dinamizadores Rurales', Sara Cortés, ha destacado la importancia que ha cobrado la digitalización en un momento en el que los emprendedores rurales "no estaban acostumbrados" a utilizar los medios digitales, de ahí la puesta en marcha de un programa de formación a distancia.

Las plataformas de venta online están siendo una ayuda "increíble" y los responsables de este programa Leader han puesto en marcha una campaña de visibilización de los proyectos de emprendimiento rural para ponerles cara y dar a conocer "de qué manera están contribuyendo al desarrollo del territorio".

Sara Cortés ha puesto varios ejemplos de proyectos de emprendimiento, que se están desarrollando en localidades como Artieda, donde tres chicas han empezado su negocio de cosmética basado en la recuperación de plantas autóctonas; en Caspe, donde la artista Marta Castelló se lanzó este verano con un proyecto de arte al aire libre aprovechando la naturaleza para hacer frente a las limitaciones de la COVID-19.

En Blancas, en la comarca del Jiloca, dos chicas decidieron dar un paso al frente y crear una biblioteca virtual donde recoger el patrimonio inmaterial de la localidad tras haber recogido las historias de los vecinos.

Para el escritor y profesor Sergio Royo, la pandemia ha demostrado que "somos seres camaleónicos, capaces de adaptarnos a situaciones que no habíamos pensado", una capacidad "admirable" en una situación social de "hastío" que requiere una "tregua".

Para leer más