Publicado 18/12/2020 11:16CET

Un taller analiza la reducción de la vulnerabilidad en el tramo del Ebro entre Torres de Berrellén y Sobradiel

Ebro Resilience es un mecanismo de coordinación entre Administraciones públicas para promover actuaciones que reduzcan el impacto de las inundaciones del tramo medio del río Ebro.
Ebro Resilience es un mecanismo de coordinación entre Administraciones públicas para promover actuaciones que reduzcan el impacto de las inundaciones del tramo medio del río Ebro. - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La estrategia Ebro Resilience ha desarrollado en formato online el taller deliberativo abierto a la población para presentar las propuestas de reducción de la vulnerabilidad en el tramo del río número 9 'Torres de Berrellén-Sobradiel', en la provincia de Zaragoza.

Ebro Resilience es un mecanismo de coordinación entre Administraciones públicas para promover actuaciones que reduzcan el impacto de las inundaciones del tramo medio del río Ebro, entre la ciudad de Logroño, en La Rioja, y la localidad de La Zaida, en Zaragoza, ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en una nota de prensa.

El Gobierno de Aragón y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la CHE, coordinados en esta estrategia, han organizado, junto a los ayuntamientos, este taller al que han asistido cerca de 50 personas. Se suma a los que ya han tenido lugar para los tramos 7 'Alcalá de Ebro-Remolinos' y 8 'Cabañas de Ebro'. En la página web 'https://ebroresilience.com/' se puede encontrar toda la documentación presentada hasta el momento.

Sobre el tramo 9, la CHE ha indicado que el análisis de la situación actual pone de manifiesto que las localidades de Torres de Berrellén y Sobradiel serían inundadas para las avenidas de periodo de retorno de estudio, de 25 años.

Para cumplir los objetivos de la Estrategia, se han estudiado varias alternativas de actuación. En el caso de Torres de Berrellén, lo más eficiente es completar el perímetro de seguridad de la población por sus lados norte y este.

En el caso de Sobradiel, la solución requiere realizar un perímetro de seguridad por el lado norte del casco urbano y modificar un estrechamiento que se produce aguas abajo de la localidad, mediante el retranqueo de la actual defensa.

Para la mejora global del tramo en conjunto, se propone la retirada de las defensas que estrechan el cauce activo y provocan sobre-elevaciones de la lámina de agua y, con ello, desbordamientos, han apuntado las citadas fuentes.

EBRO RESILIENCE

La Estrategia Ebro Resilience, en la que participan el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la CHE y las comunidades autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón, es la respuesta a la Directiva Europea de Inundaciones en esta zona de la cuenca y concreta el plan de medidas para el tramo medio del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Demarcación.

Para eso, los técnicos de todas estas Administraciones participan en cinco grupos de trabajo: Prevención y Preparación; Conservación y Protección; Valores Ambientales; Financiación y Terrenos; y Participación y Divulgación.

Las claves de Ebro Resilience son la coordinación y los nuevos enfoques para reducir el efecto negativo de los episodios de inundación, apostando por medidas combinadas que mejoren la capacidad de recuperación del territorio, han apuntado desde la CHE.

La Confederación ha añadido que las inundaciones "son fenómenos naturales e inevitables" y se parte de la consideración de que no existe una única medida efectiva y de la necesidad de aplicar acciones compatibles con un desarrollo sostenible.

Las medidas suman técnicas "novedosas, variadas y complementarias" que pretenden la protección de núcleos y la recuperación del espacio del río donde sea posible, como retranqueo de motas, creación de cauces de alivio, zonas de inundabilidad controlada; fomentar los usos compatibles, con la promoción de cultivos boscosos inundorresistentes; y potenciar la autoprotección, con la mejora de la divulgación de adaptación de edificaciones y de explotaciones.

En total son ya 260 kilómetros de río en estudio, divididos en 15 tramos --concluidos ya seis de ellos--, y alcanzando las 48.000 hectáreas del área de implantación de Ebro Resilience, centrada en el río Ebro y los tramos bajos de sus afluentes desde Logroño (La Rioja) a La Zaida (Zaragoza).

OTRAS ACCIONES

La CHE ha comentado que a los estudios de alternativas técnicas, se unen otras acciones. Así, recientemente se ha dado impulso con un presupuesto de 2.999.963 euros del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a acciones para la mejora de la continuidad longitudinal del tramo medio del Ebro y la restauración fluvial.

Además, se está desarrollando una acción "pionera" para la evaluación del riesgo de inundación en cien explotaciones agrarias y ganaderas que permite, a través de un cuestionario de autoevaluación, conocer su grado de exposición a la inundación, las medidas más eficientes para prevenir, proteger y preparar la explotación y el coste de su aplicación.

También se integra en la estrategia la adecuación morfológica y restauración ambiental del río Ebro en el paraje de La Nava, en Alfaro (La Rioja), que supone una inversión de 2,2 millones de euros para la reducción del riesgo de inundación y la recuperación de los sotos ribereños.

Este mes de noviembre la propuesta LIFE Ebro Resilience P1 que incluye intervenciones piloto de la Estrategia ha pasado a la fase decisiva de la convocatoria LIFE 2020.