Actualizado 29/09/2009 18:45 CET

Amenábar muestra su disposición a colaborar con las acciones de cine del centro cultural Oscar Niemeyer

OVIEDO, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director de cine Alejandro Amenábar se involucrará en las acciones que organice el Centro Niemeyer. Así lo aseguró hoy en Avilés tras visitar las obras del centro cultural acompañado por miembros de la Fundación y la alcaldesa de la ciudad, Pilar Varela. No pudo concretar cómo será esa colaboración porque "acabo de llegar", dijo entre risas en rueda de prensa.

Aún así, afirmó rotundamente "sí, claro" cuando se le preguntó por las posibilidades de colaborar en alguna de las acciones que se organicen relacionadas con el cine. Se unirá, de este modo, a otras ilustres personalidades de la industria cinematográfica como Woody Allen o Kevin Spacey.

Amenábar tuvo palabras de elogio para el conjunto arquitectónico que el brasileño cedió a la ciudad de Avilés. "Yo no sé mucho de arquitectura, pero es de esos que sabes hasta de niño, porque has estudiado la arquitectura de Brasilia", dijo en referencia a Oscar Niemeyer y aseguró que "es muy divertido ver que sigue en activo y cómo se gesta una de sus obras".

Amenábar está de visita en la ciudad asturiana para ofrecer esta tarde una clase magistral sobre cine, que será grabada por Canal +. En el encuentro hablará, entre otras cosas, del próximo estreno de su nueva película: Ágora. Durante la charla, que tendrá lugar en el teatro Palacio Valdés, atenderá las preguntas de los aficionados. "Sirve para clarificar ideas con la gente, sobre todo con los jóvenes que quieren empezar y puedes clarificarle cómo ves esto", dijo en previsión de cómo será el encuentro.

El director afirmó sentirse "tranquilo" de cara al estreno de la película, que ya se visionó en el Festival de Cannes. "No le tengo miedo, porque siento que ya no ha nada que pueda hacer. Puedes estar retocando montaje y sonido hasta el último segundo, pero la película está intocable", indicó y añadió que "ya he hecho lo que tenía que hacer durante cuatro años y ahora es el público el que tiene que decir".

Amenábar puso en relación la época actual con el siglo IV, en el que se ubica Ágora. "Ya cuando nos documentábamos vimos que hay muchas conexiones entre aquella Alejandría y nuestra civilización. Una religión en decadencia, con crisis económica, de valores", indicó. Para afrontar el futuro no dudó en defender el diálogo de civilizaciones y aseguró que "todo los que sea diálogo no tiene porque menospreciarse", dijo en referencias a las críticas llegadas desde algunos sectores.