Cabaleiro destaca el trabajo de las Bripas que en sus diez años de vida ha esclarecido 1.269 incendios forestales

Alejandro Cabaleiro y Guillermo Martínez.
EUROPA PRESS
Publicado 16/01/2014 13:36:59CET

OVIEDO, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno del Principado, Guillermo Martínez, ha mantenido este jueves una reunión de trabajo con el fiscal de Medio Ambiente, Alejandro Cabaleiro, en el que han analizado el trabajo realizado por las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales del Principado de Asturias (Bripas) desde su puesta en funcionamiento en el año 2002.

Alejandro Cabaleiro ha agradecido la memoria que le ha sido facilitada y incidido en las "bondades de las Bripas" a los cuyos miembros ha calificado de "profesionales de gran valía". Así ha indicado que sus informes en pocos veces hay que completarlos una vez trasladados a Fiscalía.

En ese sentido el consejero ha destacado que los miembros de las Bripas consiguen establecer las causas de un "65% de la superficie quemada y durante la última década investigaron 1.294 siniestros, logrando determinar la causa en 1.269 de ellos".

Así lo ha indicado Martínez tras hacer entrega al Fiscal de la memoria elaborada por el SEPA de los diez años de funcionamiento de las Bripas. El consejero ha destacado el trabajo desarrollado por sus efectivos y ha indicado que la actividad de las mismas no ha dejado de crecer.

Ha explicado que Asturias cuenta con cuatro equipos de las Brigadas de Investigación cada uno de ellos compuesto por tres personas. Los miembros de las Bripas investigaron incendios en 75 municipios asturianos, siendo Cangas del Narcea, con 166 informes, donde más actuaciones se desarrollaron, seguido de Allande (101), Tineo (64), Lena y Llanes (60) y Cangas de Onís (57).

Como consecuencia de las investigaciones realizadas por las Bripas durante esta década, los tribunales asturianos dictaron 44 sentencias condenatorias, de las que 20 fueron por causa intencionada y el resto por negligencias u origen accidental.

Así, los miembros de las Bripas determinaron que 1.070 siniestros se produjeron de forma intencionada, 162 por negligencia o causas accidentales, 33 como consecuencia de la caída de rayos y 4 por reproducción del fuego.

Si se traduce a superficie, se investigaron un total de 40.067,97 hectáreas lo que supone un 37,41% de la superficie quemada en Asturias durante esta década. A partir de 2008, primer año que las Bripas tuvieron dedicación exclusiva a la investigación, y hasta 2012, se incrementó la investigación de la superficie, ya que representa un 56'59% del total afectado durante estos cuatro años por los incendios forestales.

La memoria recoge además que un 70,19% del total de los incendios intencionados investigados fueron provocados para regenerar y favorecer el nacimiento del pasto; un 4,11% para eliminar matorral, un 3,8% para ahuyentar animales, un 2,71% para facilitar la caza, un 2,06% por venganzas y un 1'96% por vandalismo. El 3,46% restante está motivado, entre otras causas, por disputas en cuanto a la titularidad de los montes, incendios provocados para obtener la modificación del uso del suelo o pirómanos.

DATOS DE 2013

Además del estudio del periodo 2002-2012, el consejero de Presidencia y el fiscal de Medio Ambiente han analizado también la memoria de las Bripas del 2013. Durante el año pasado se realizaron 161 informes, investigando 1.494 hectáreas, lo que supone un 50% de la superficie afectada por los incendios forestales en el Principado.

De la superficie total investigada en 2013, el 83,4% corresponde a causas intencionadas, un 9,9% a negligencias o accidental y un 0,1% a caída de rayos. En un 6,6% no se pudo determinar el origen del incendio forestal.