Publicado 05/06/2020 5:59:44 +02:00CET

Fiscalía pide multa de 7.200 euros a dos acusados de apedrear el autobús de HazteOir en Lena en 2017

Agresión a un autobús de HazteOir en Pola de Lena.
Agresión a un autobús de HazteOir en Pola de Lena. - HAZTEOIR.ORG - Archivo

OVIEDO, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita la condena de dos personas, una mujer y un hombre, acusados de lanzar piedras y otros objetos contra el autobús de HazteOir en Lena en mayo de 2017 al grito de "fachas de mierda". La vista oral está señalada para este jueves, día 5 de junio de 2020, en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, a las 09.30 horas.

Los daños causados en el autobús han sido peritados en 1.306,58 euros. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que los acusados indemnicen conjunta y solidariamente a la empresa Ecobús con 1.306,58 euros, más los intereses legales correspondientes.

El Ministerio Fiscal sostiene que a finales del año 2016, la asociación HazteOir inició una campaña informativa para exponer su postura frente al contenido que presentaban diversas leyes autonómicas, las cuales supuestamente presentaban "adoctrinamiento sexual".

En ese marco, en Madrid, a finales de febrero de 2017, puso en circulación un autobús que en su parte exterior, zonas laterales, exponía los siguientes mensajes: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo", "No permitas que manipulen a tus hijos en el colegio. Infórmate con el libro que no quieren que leas. Pídelo gratuitamente en www.ElLibroProhibido.com".

HazteOir comunicó el 8 de mayo de 2017 a la Delegación de Gobierno en Asturias que el día 9 el autobús estaría presente en el Principado de Asturias con el siguiente recorrido: a las 11.00 horas el bus llegaría a la Estación de Servicio de Petronor, en Viella (Siero), lugar en el que estaban convocados los medios de comunicación y en el que el portavoz de HazteOir haría unas declaraciones.

Con posterioridad, el bus se dirigió al Ayuntamiento de Oviedo, donde el portavoz y el resto del equipo entregarían en el registro un manifiesto titulado 'Por el respeto de los niños y la libertad de expresión'. La carta enviada a Delegación de Gobierno finalizaba solicitando protección policial debido a los incidentes violentos que, con ocasión de actos similares, había sufrido la organización en varias ciudades españolas. A la Policía Nacional se le dio conocimiento de dicha solicitud y preparó un dispositivo.

El día 9 de mayo por la mañana comenzaron a circular por las redes sociales diversos mensajes, haciéndose eco de la llegada del autobús a Oviedo, animando a boicotearlo. Por tal motivo, la organización del bus sustituyó la Estación de Servicio de Viella por la de Pola de Lena, en el punto kilométrico 58,5 de la A-66, convocándose allí a los medios. Así, sobre las 11.00 horas, llegó a este último lugar el autobús presentando en ambos laterales el lema 'Dejad a los niños en paz'.

En el lugar, además de diversos medios de comunicación y una patrulla policial de paisano, se encontraba un nutrido grupo de personas que comenzaron a increparles y a manifestarles expresiones de desaprobación. Ante el alboroto, el portavoz de la organización no realizó declaraciones y decidió subir al autobús para seguir rumbo a Oviedo.

Sin embargo, en ese momento tomó la iniciativa un grupo de personas -varias de ellas embozadas y encapuchadas- quienes, con el ánimo de amedrentar e intimidar a la comitiva de HazteOir a fin de que el autobús no se dirigiera a Oviedo para que no se pudiera ver su mensaje, comenzaron a tirar piedras, adoquines y objetos contundentes contra el vehículo -y las personas que estaban dentro de él-, rompiéndose varios cristales y el limpiaparabrisas delantero, todo ello entre gritos de "¡Fuera fascistes de la nuesa tierra!".

Dentro de ese grupo violento se encontraban los dos acusados, quienes, al menos, la primera -portando ropa y cazadora negra con un anagrama blanco a la espalda-, lanzó piedras contra el bus, fracturando la luna delantera derecha. Con el segundo acusado -vistiendo un chándal oscuro con rayas blancas-, intentó arrancar el limpiaparabrisas delantero.

Este último, además de llamarles "fachas de mierda" y decirles "sois vosotros los que imponéis mierda", cogió adoquines que lanzó al bus. Varias personas de ese colectivo violento se subieron a unos vehículos y comenzaron a seguir al autobús.

Llegado a la localidad de Mieres, el vehículo se detuvo y, ante el estado que presentaba y la mayor violencia que podía generarse, tuvo que retornar a Madrid sin lograr el objetivo de que se visibilizase en Oviedo su mensaje.

Por otro lado, las cinco personas que iban a bordo del bus se subieron a un vehículo particular y se dirigieron a Oviedo para entregar el manifiesto, teniendo que ser protegidos por efectivos de la Unidad de Intervención Policial desde su llegada a Oviedo hasta la entrega del manifiesto en el registro municipal.

Frente a este último lugar se formó una concentración de protesta en la que, entre otras, estaba la acusada, que fue identificada por la fuerza de intervención. El 14 de julio de 2017, la Audiencia Provincial de Madrid revocó la medida cautelar de inmovilización del autobús por entender que "los mensajes del autobús de la asociación HazteOir, por desagradables y agresivos que puedan considerarse, son dudosamente delictivos", entendiendo que las expresiones prohibidas por el auto de marzo debían situarse en un debate o contexto de ideas y añadiendo que "admitir la persecución de ideas que molestan a algunos o bastantes, no es democrático".

El 6 de septiembre de 2017, el Juzgado de Instrucción nº 3 de Madrid -a quien le fue turnado el procedimiento penal del que traía su causa la medida cautelar-, lo sobreseyó provisionalmente remitiéndose al anterior auto por considerar que "ha de primar la libertad ideológica o de expresión reconocida como derecho fundamental en la Constitución del 78".

Para leer más