Actualizado 11/12/2017 17:57 CET

Javier Fernández afirma que llega un momento "en el que el régimen especial de financiación no es soportable"

Fernández y Feijóo con Castropol al fondo.
ARMANDO ÁLVAREZ.

El presidente asturiano ha defendido una "conciencia del Noroeste" ante "unos problemas comunes y una manera común de ver el Estado"

OVIEDO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Principado de Asturias, el socialista Javier Fernández, ha apuntado a la dificultad de la negociación sobre la financiación autonómica en un momento "de ausencia de recursos" y ha recordado que la falta de "sintonía" entre las autonomías se produce porque algunas tienen un régimen especial, "como País Vasco o Navarra". Un régimen que para Fernández llega un momento "que no es soportable".

En unas declaraciones distribuidas por el Principado y realizadas en la primera edición de Encuentros en el Eo, en la localidad gallega de Ribadeo, el presidente asturiano se ha referido a diversas cuestiones sobre financiación autonómica. Así, ha señalado que las balances fiscales "no se hacen en ningún país salvo en este". Así, para Javier Fernández, estas no tienen ningún sentido más que provocar "agravios comparativos" y el "victimismo" en determinados territorios.

Por otro lado, ha afirmado que el sistema de financiación es una cuestión central, pero que ahora, "con las dificultades objetivas por la coyuntura de ausencia de recursos", se produce una situación donde no hay una "sintonía" en el conjunto de las comunidades autónomas, "porque algunas tienen un régimen especial, como País Vasco o Navarra".

Un régimen para Fernández que se esta viendo "que llega un momento que no es soportable". "Se ve que tienen unos recursos que doblan los del sistema común", ha señalado, para calificarlo como algo que "no es normal, algo pasa". Para el jefe del Ejecutivo asturiano, más allá de cómo se calculó el cupo vasco, su contribución a la solidaridad está restringido al fondo de solidaridad interterritorial, "que si que está en la Constitución y que se nutre este año en los PGE de 433 millones".

"Como la aportación del País Vasco es el 6,24%, calculen ustedes que les dará 27 millones de aportación, mientras si vamos al sistema general, las cantidades de algunas comunidades, como Madrid o Cataluña, son muchísimo mas relevantes. Esto es algo que tiene ya un carácter de agravio que creo que en el futuro habría que corregir", ha opinado.

Para Fernández, el Estado que "estamos construyendo" está siempre "en evolución" y tiene que tener una relación entre autonomía y solidaridad. "Nosotros queremos que sea una relación estrecha y que sea un vinculo político lo suficientemente fuerte para que la prestación de los servicios a los ciudadanos tenga un alto nivel y, además, similar en el conjunto de España", ha indicado el presidente asturiano.

Por otro lado, ha afirmado que las diferencias de opinión sobre cómo tiene que ser la financiación son "algo normal". Con todo, ha calificado como un "hecho diferencial" de España respecto a los estados federales la existencia de nacionalistas "que se comprometen exclusivamente en términos de solidaridad con aquellos que consideran sus nacionales". Una situación que para Fernández debilita los "mecanismos de solidaridad".

Por todo ello, ha defendido una "conciencia del Noroeste" ante "unos problemas comunes y una manera más o menos común de ver el conjunto de Estado". Así, ha rechazado términos como 'frente territorial' porque suena "agresivo" y "amargo" todo lo que tenga que ver con confrontaciones territoriales. "Ya lo estamos viendo", ha sentenciado.

Así, ha afirmado que el Noroeste tiene una visión del Estado que "exige" una financiación que permita unos altos estándares de servicios públicos universales "similares en el conjunto de España". Además, ha sentenciado que podrán hacer más "fuerza" para esto si actúan conjuntamente. "No sólo Asturias y Galicia, sino también Castilla y León y alguna otra comunidad", ha apuntillado.

"Somos una parte del Estado que queremos hacer valer nuestros intereses, no contra el Estado sino con él y no contra otras comunidades sino con ellas", ha afirmado, para señalar que buscan un sistema equitativo de financiación y unas reformas de la Constitución que hagan más fuerte al Estado "y no más débil".

REIVINDICACIONES DEL NOROESTE

Así, en la negociación de la financiación autonómica, Fernández ha apostado por que los servicios públicos universales sean similares y de una alta calidad. "Para eso queremos que se conozca con precisión el coste de la prestación de la unidad de servicio concreta, cuanto cuesta la sanidad o la educación en una comunidad como las nuestras", ha señalado.

Además, ha recordado que territorios como Galicia o Asturias están más envejecidos, con población más dispersa y con un PIB menos alto, mientras que hay otras comunidades más ricas con población más concentrada. "Esto conlleva costes distintos a la hora de prestar los servicios públicos", ha recordado.

En ese sentido, sobre los distintos informes de los expertos sobre financiación autonómica, Fernández ha señalado como importante que no se arranque "desde cero". "Hay una cosa que se llama 'statu quo' y que viene determinada por los costes de la transferencia de los servicios en su día, por el coste efectivo aunque sea lejano. Es un dato muy objetivo", ha indicado Fernández. Por otro lado, ha apostado por una nivelación total, "porque la justicia, la vivienda o el medio ambiente también exigen nivelación".

El presidente asturiano ha señalado que la reforma del sistema de financiación es siempre complicada en un país descentralizado, "más en el nuestro que venimos de un país unitario donde no existía esa cultura". Una negociación que sería "compleja" en cualquier país de corte federal, pero que en España tiene que hacer frente también a "desequilibrios territoriales muy fuertes".

Así, ha señalado las diferencias entre el PIB de las distintas comunidades autónomas y el hecho de que existen menos recursos tras la crisis. "Esta financiación va acoger al Estado con menos recursos para aportar y este es otro elemento de dificultad a la hora de ponernos a negociar", ha dicho.