La organización del trabajo, principal causa de accidentes mortales y graves en Asturias

Actualizado 08/12/2014 10:46:05 CET
Un empleado trabaja en la refinería de Bashneft
Foto: SERGEI KARPUKHIN / REUTERS

Se registran más accidentes cuanto más pequeña es la empresa

   OVIEDO, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales (IAPRL), ha realizado un estudio sobre las principales causas de accidentes graves y mortales, durante el año 2013 en Asturias. De él se desprende que la organización del trabajo es la principal causa de accidentes laborales que, en ocasiones, pueden provocar la muerte del trabajador.

   El estudio, consultado por Europa Press, analiza las principales causas de 51 accidentes laborales. De estos siniestros, 12 terminaron con la vida de los trabajadores y 39 fueron considerados graves. No obstante, esta cifra se ve incrementada cuando se tienen en cuenta las diferentes causas que pueden provocar un solo accidente laboral.

   Así, de los 51 accidentes analizados, los doce mortales acumularon un total de 45 causas, mientras los 39 accidentes graves reunieron 138 causas graves. De hecho, atendiendo a los datos, cada accidente mortal acumuló en 2013 3,8 causas mortales, y cada accidente grave 3,5 diferentes causas.

   Además de la organización del trabajo, que han tenido la responsabilidad en el 35,6 por ciento de las causas mortales, los factores individuales son el segundo elemento que más ha incidido en las causas de los accidentes, participando un 22,2 por ciento en las causas mortales.

   El 70,5 por ciento del total de las causas se refieren a factores que tienen que ver con tres bloques de causas, como son la organización del trabajo, factores individuales y los espacios y superficies de trabajo. Así, el 38,3 por ciento de las causas se refieren a la organización del trabajo, el 19,1 por ciento a factores individuales y el 13,1 por ciento a espacios y superficies de trabajo, apareciendo las primeras en 40 accidentes, en 29 accidentes las segundas y en 19 accidentes las terceras.

   La investigación realizada por el Instituto de Prevención excluye los accidentes producidos por patologías no traumáticas (infartos y similares), los accidentes de camino al trabajo y los ocurridos por causas relacionadas con el tráfico. También excluye los de sectores que están fuera del ámbito de actuación del IAPRL (por ejemplo la minería) y los comunicados en Asturias pero que han sucedido en otra Comunidad Autónoma.

   El diseño inadecuado de la tarea, los trabajos en solitario sin las medidas de prevención adecuadas, la existencia de interferencias o falta de coordinación entre trabajadores que realizan la misma o distintas tareas y la utilización de la máquina de manera no prevista por el fabricante, han sido detectadas como una de las causas que generó el accidente con igual frecuencia, en el 9,8 por ciento de los accidentes cada una de ellas.

TAMAÑO DE LAS EMPRESAS

   Las micro empresas --de uno a nueve trabajadores-- reúnen el grueso de los accidentes laborales, abarcando 21 de los 51 accidentes analizados por el IAPRL. 15 de los accidentes han ocurrido en las empresas de entre diez y 49 trabajadores.

   Por otro lado, en las empresas de 50 a 249 trabajadores se produjeron once accidentes, en las de 250 a 500 trabajadores dos. Finalmente, en las grandes empresas de más de 500 trabajadores, hubo  un accidente. El incidente restante corresponde a un trabajador autónomo sin las contingencias profesionales cubiertas.

   Aunque el informe no detalla cada accidente, ha quedado reflejado que 19 de los afectados sufrieron un golpe contra un objeto inmóvil o bien fue por trabajar en movimiento. Además, doce de los accidentados se quedaron atrapados, fueron aplastados o han sufrido una amputación.

   Siete de los accidentes se produjeron por un choque o un golpe contra un objeto en movimiento, cinco por el contacto con algún material cortante o punzante, otros cinco por un contacto eléctrico con fuego o sustancias peligrosas y uno por sobre esfuerzo físico o trauma psíquico. En uno de los casos se produjo un ahogamiento.

LA PREVENCIÓN EN EMPRESAS NO SE CUMPLE AUNQUE SE ESTABLEZCAN LAS NORMAS

   El estudio ha determinado que tres de las cuatro causas más frecuentes relacionadas con factores individuales guardan relación con incumplimientos en materia de prevención dentro de la empresa, dos de ellas también figuraban entre las más frecuentes en el año anterior, la cuarta se refiere al uso indebido de materiales, herramientas o útiles de trabajo, puestos a disposición por la empresa.

   De las 49 empresas (96,1 por ciento del total) con alguna modalidad preventiva implantada, una no evaluó el puesto de trabajo, mientras el 94,1 por ciento realizó correctamente la evaluación de riesgos. No obstante, el 22,9 por ciento de las empresas que habían evaluado el puesto de trabajo no detectaron el o los riesgos que causaron el accidente.

   De los 34 casos en los que la empresa había detectado el o los riesgos que causaron el accidente y había previstas medidas preventivas para ese o esos riesgos, solo en cinco las medidas fueron adoptadas, es decir, en el 85,3 por ciento de los casos en los que había medidas previstas no se adoptaron, mientras que en el 14,7 por ciento de los casos las medidas no fueron eficaces.

SECTORES

   Atendiendo a los sectores de producción, el primario ha aglutinado once de los accidentes, la industria trece, 15 la construcción y doce el sector servicios.

   En el sector primario, la organización del trabajo es el bloque de causas con mayor peso, seguido por los factores individuales, y los espacios y superficies de trabajo. Por su parte, en industria, la organización del trabajo es el bloque de causas con mayor peso, el segundo bloque es prevención intrínseca y factores individuales el tercero.

   En construcción, a la organización del trabajo como bloque de causas con mayor peso, le siguen en segundo lugar los factores individuales y los espacios y superficies de trabajo en tercero.

   En servicios, la organización del trabajo es el bloque de causas con mayor peso, seguido por los espacios y superficies de trabajo, siendo la gestión de la prevención y los factores individuales los terceros bloques en peso.