Publicado 06/04/2021 13:43CET

Otea estima pérdidas superiores a los 27 millones por el cierre de los alojamientos y las restricciones de Semana Santa

Gente en una terraza de Gijón, a 27 de marzo de 2021.
Gente en una terraza de Gijón, a 27 de marzo de 2021. - EUROPA PRESS

OVIEDO, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La patronal de Hostelería y Turismo de Asturias, Otea ha vuelto a incidir este martes en que el cierre de los alojamientos y las restricciones en horarios y espacios en restauración, han hundido
la Semana Santa en Asturias y ha estimado en más de 27 millones de euros las pérdidas.

Y es que según indica la patronal, en Asturias, a nivel Turístico, "no ha habido Semana Santa", ya que la clausura de todos
los alojamientos, unido al cierre perimetral de Asturias y del resto de comunidades autónomas, ha dejado la actividad de estos días festivos restringida únicamente al servicio de restaurantes, sidrerías, bares y cafeterías al mediodía; es decir, aperitivos y almuerzos.

Añaden desde la patronal que si se considera, además, la reducción de aforos y las previsiones meteorológicas de mucha lluvia que, finalmente, no se cumplieron, pero que restó afluencia a terrazas, la actividad económica del turismo "ha sido un auténtico desastre".

"Las empresas turísticas han perdido una oportunidad de las pocas que hay en el calendario de recuperar la situación de ruina en las que le situó la pandemia y las restricciones ordenadas por el gobierno", destacan desde la patronal a la vez que critican que "solo pudieron operar las autocaravanas, contradiciendo el objetivo del Principado al decretar el cierre del alojamiento y reducir la
movilidad".

En este sentido consideran inconcebible observar como las áreas municipales de autocaravanas, playas, plazas y espacios públicos estaban repletas mientras los campings se les obligó a mantenerse cerrados.

En el comunicado consideran que se puede hablar de lo que se dejó de facturar más que de lo que se facturó, ya que en el mejor de los casos, el tener completas las terrazas o los interiores supone, en realidad, tener solo el 50% de ocupación, que es el aforo que se consigue al mantener las distancias de dos mesas entre sillas, y con cuatro comensales máximo por mesa.

"A efectos prácticos esta situación supone aprovechar sólo la mitad del negocio y, además, solamente en comidas. La ocupación en cenas, al estar cerrados a partir de las 20 horas, ha sido el 0%, y en periodos vacacionales el horario de 20 en adelante es de mucha actividad", indican.

Según los cálculos realizados por Otea a partir de los datos de ocupación de la última semana santa (Abril 2019) que arrojó una ocupación media en Asturias del 85% de las plazas; y los datos de plazas y gasto diario (93.731 plazas de alojamiento colectivo y 85.25 euros gastos diario medio por persona), el sector turístico de Asturias dejó de ingresar en los cuatro días de la Semana Santa
27.167.930 euros.

Contador