Publicado 28/04/2022 12:24

Piden prisión para los dos acusados de integrar un piquete que entraron en un supermercado en la huelga de 2019

Archivo - Juzgados de Oviedo.
Archivo - Juzgados de Oviedo. - EUROPA PRESS - Archivo

OVIEDO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita la condena de dos acusados de integrar un piquete que entró con la cara tapada en un supermercado lleno de gente en Oviedo durante la huelga en la alimentación de diciembre de 2019 e hizo detonar dos petardos dentro del local, que provocaron que una clienta se desmayara, y tuviera que ser trasladada al hospital, y que una de las trabajadoras sufriera un ataque de ansiedad.

Según ha informado la Fiscalía, la vista oral está señalada el 10 mayo en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, a las 10.30 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que, en el mes de diciembre de 2019 surgió un conflicto laboral que llevó a la convocatoria de unos días de huelga en el sector de la alimentación y que, en concreto, comprendía como primera jornada del parón la correspondiente a la fecha de estos hechos, el 21 de diciembre. Así, ese día, sobre las 10.40 horas, los dos acusados accedieron al interior del supermercado Alimerka de la calle Villafría de Oviedo, parapetados dentro de la seguridad que les transmitía un piquete informativo compuesto por un grupo de entre 50 y 80 personas que cubrían sus caras con bragas, bufandas y gorros oscuros, con la finalidad de no ser identificados.

De este modo, muy enojados porque minutos antes la encargada del establecimiento no había permitido el acceso al interior del establecimiento del piquete informativo, debido a la situación de máxima tensión que este había creado, tirando huevos en la entrada del supermercado, pegando pegatinas con el texto "Cerrado por huelga general" y tirando petardos en el exterior, los acusados, pertrechados con diferentes elementos pirotécnicos, accedieron al interior del supermercado, en donde llevaron a cabo las siguientes acciones, a sabiendas de las posibilidades reales de causar graves consecuencias al haber multitud de clientes en esos momentos en el local, ante la cercanía del día de Nochebuena.

Según el escrito del fiscal, uno de los acusados en el pasillo de alimentación de animales, prendió un petardo y lo lanzó al suelo produciendo una gran detonación, todo ello a sabiendas de que había numerosos clientes por esa zona realizando sus compras, así como una de las trabajadoras del supermercado, que tuvo que ser atendida por un ataque de ansiedad. La mujer Ha renunciado a todas las acciones que pudieran corresponderle.

Unos diez minutos después, el otro acusado prendió otro petardo y lo arrojó al suelo del establecimiento en la zona próxima a la línea de cajas, más concretamente a la caja número 1, donde igualmente había multitud de clientes pagando sus compras.

La detonación hizo saltar las alarmas del establecimiento y provocó que una de las clientas que se encontraba pagando en ese momento, cayera al suelo semiinconsciente y tuviera que ser trasladada al hospital. La mujer sufrió un síncope vasovagal, que precisó para su sanidad de una primera asistencia. Tardó en curar un día, sin secuelas. La víctima si reclama daños.

En el momento de la detención del primero de los acusados, agentes del Cuerpo Nacional de Policía le interceptaron en los bolsillos de la chaqueta que vestía dos mecheros de color negro y naranja, así como otro artificio pirotécnico para hacer explosionar en el supermercado, tal y como había hecho en el pasillo de alimentación de animales. No se produjeron desperfectos en la tienda como consecuencia de estos hechos.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de desórdenes públicos y dos delitos leves de lesiones. Concurre en los dos acusados la circunstancia agravante de la responsabilidad penal de disfraz.

Y solicita que se condene a cada uno de los dos acusados, por el delito de desórdenes públicos, a 5 años de prisión y por el delito leve de lesiones, a cada uno de los dos acusados, a 3 meses de multa con una cuota diaria de 8 euros. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que los dos acusados indemnicen a la mujer que resultó desmayada con 40 euros por las lesiones y 3.000 euros por daños morales. El Fiscal reclama igualmente que los acusados abonen las indemnizaciones correspondientes por los gastos médicos causados, todo ello más los intereses legales correspondientes.

Más información