Asturias confirma la existencia de dos ejemplares de oso pardo con ADN de poblaciones oriental y occidental

Actualizado 12/08/2009 17:20:29 CET

OVIEDO, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

La viceconsejera de Medio Ambiente de Astruias, Belén Fernández, confirmó hoy en rueda de prensa, la existencia de dos ejemplares de oso pardo cantábrico fruto de la comunicación genética entre las poblaciones oriental y occidental.

Esto es posible gracias a la labor realizada en el marco del Convenio de Colaboración que tiene la Consejería, desde el año 2004, con la Universidad de Oviedo, en concreto con el equipo de la Facultad de Biológicas dirigido por la doctora Ana Domínguez.

En este contexto se realizó el análisis del ADN contenido en las muestras de pelos y heces que permitieron identificar a dos individuos híbridos -de madre oriental y padre occidental-. Se trata de dos muestras con material genético recogidas en el Parque Natural de Redes el 18 de noviembre de 2008, cuyo análisis constató la existencia de dos individuos cruzados.

Uno de ellos se reafirmó, por otra muestra tomada en primavera de 2009 dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, esta última en León. Ambos ejemplares, uno de ellos macho y el otro de sexo desconocido -ya que no se determinó en los análisis genéticos realizados- son hermanos y descendientes del macho migrante de la población occidental encontrado en la oriental, en una localidad palentina, en el año 2005, y de una hembra que ya había sido muestreada en la vertiente cántabra del Parque Nacional.

El hallazgo de estos primeros descendientes de progenitores de ambas poblaciones confirma la existencia de comunicación genética efectiva después de que este proyecto de investigación hubiera puesto de manifiesto con anterioridad que había, al menos, cuatro migrantes de una población a otra, uno de los cuales fue posible identificarlo en distintas localidades durante su paso por ambas zonas.

La comunicación entre poblaciones está considerada dentro del Plan de Recuperación de la especie en Asturias y de la Estrategia Nacional de conservación del oso pardo cantábrico como una de las grandes claves para la conservación de la especie a largo plazo, y viene a demostrar la efectividad de las medidas tomadas en los últimos años que se están traduciendo, además, en una consolidación del éxito reproductor de estas poblaciones, indicaron desde la consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras.

Aunque se trata de las primeras localizaciones de ejemplares híbridos de ambas poblaciones, la importancia de este hecho hace albergar sólidas expectativas de que puedan ser encontrados otros ejemplares de características similares más adelante.

Desde el Principado consideran la necesidad de continuar en la línea de trabajo desarrollada hasta ahora, en particular en lo que se refiere a la apuesta por la investigación, la mejora del hábitat y la adecuación de corredores seguros con el fin último de lograr la recolonización del territorio que se encuentra entre ambas poblaciones.