Casi 800 castreños reviven las últimas horas de Cristo en la Pasión Viviente

Actualizado 18/04/2014 19:41:55 CET
Actualizado 18/04/2014 19:41:55 CET

Casi 800 castreños reviven las últimas horas de Cristo en la Pasión Viviente

Pasión Viviente De Castro Urdiales
Foto: PASIÓN VIVIENTE

SANTANDER, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Cerca de 800 vecinos de Castro Urdiales han revivido este Viernes Santo las últimas horas de la vida de Jesucristo, en la XXX edición de la Pasión Viviente, que ha sido seguida por miles de personas en una jornada marcada por el buen tiempo.

   El espectáculo, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, ha comenzado a las diez de la mañana y se ha desarrollado durante de más de cuatro horas en distintos escenarios de la villa marinera, como la iglesia gótica de Santa María, la Atalaya o el Ayuntamiento.

   Estos y otros enclaves han albergado distintas escenas, como la Última Cena, el juicio del Senado judío, el arrepentimiento de Judas, la Crucifixión, la Muerte, el Descendimiento o la Resurrección, que ha sido la "más emotiva", según Eduardo San Miguel, que ha representado a Jesucristo.

   Un año más, el casco histórico de esta villa cántabra ha retrocedido más de 2.000 años para revivir el viacrucis de Jesús. A lo largo de más de cuatro horas se han escenificado los momentos más dramáticos vividos por Cristo.

   Los comienzos de la representación de la Pasión Viviente se remontan al año 1984, cuando un pequeño grupo de amigos, en un campamento de verano dirigido por el sacerdotes Luis Campuzano, decide embarcarse en la aventura de representar la vida de Cristo con personajes vivientes.

DISPOSITIVO DE EMERGENCIAS

   Con motivo de esta representación, Emergencias de Castro ha desplegado un dispositivo integrado por más de 70 componentes de Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos, DYA, Policía Local y Guardia Civil.

   No se han registrado incidencias de gravedad, si bien los servicios sanitarios han atendido a un total de 23 personas. Cruz Roja por su parte ha atenido a 6 personas que sufrieron lipotimias mientras que la DYA hizo lo propio con 17, trece de ellas por lipotimias o mareos, tres por heridas o contusiones y una por pérdida de conciencia, que precisó ser trasladada a un centro sanitario.

   Todos los casos leves han sido dados de alta tras ser asistidos en las ambulancias dispuestas a lo largo de la representación así como en el camión de servicios médicos instalado en la zona de La Atalaya.

   Los equipos de Protección Civil se han hecho cargo del control de público, zonas de acceso prohibido o peligroso y colaboración con los servicios sanitarios no registrándose en esta ocasión casos de menores extraviados.