Arca ve en el puerto de San Vicente "la continuidad" de Laredo, con "obras aparatosas sin justificación ni demanda"

Actualizado 21/11/2017 20:19:01 CET

SANTANDER, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

La asociación ecologista Arca teme que el puerto deportivo proyectado en San Vicente de la Barquera sea "la continuidad" de la política iniciada en Laredo, donde se construyó esta infraestructura, y que se caracteriza por la "agresión al litoral" con obras "aparatosas", "sin justificación económica" ni "demanda social".

Así lo advierte el colectivo en un comunicado en el que asegura que en la localidad barquereña se pretende construir un dique de escollera de 486 metros de longitud y 3,80 de altura, en un "singular y característico" estuario de Cantabria, la ría de San Vicente, que pertenece al Parque Natural de Oyambre.

Además del propio "destrozo" de la construcción y dragados necesarios, el aumento de embarcaciones, incluyendo las de motor, provocará un "incremento del ruido y de emisiones indeseadas de combustible", según alerta Arca, para quien se trata de condiciones "totalmente contrarias a las requeridas en un espacio protegido de tan alta fragilidad", donde existe "fauna permanente" y también "de tránsito".

"Mientras en los estuarios del resto de Europa se prohíben las embarcaciones a motor para evitar su degradación ambiental, en Cantabria nuestros responsables políticos parecen potenciar precisamente todo lo contrario", contrastan los ecologistas.

A su juicio, el nuevo puerto deportivo no tiene "demanda social", y su construcción obedece a las "presiones urbanísticas", que son "contrarias" a la filosofía del Plan de Ordenación del Litoral (POL) y del espacio protegido de Oyambre.

Además, el "elevado coste" de este tipo de obras no es, para Arca, "ni aceptable ni prioritario" en la coyuntura actual, especialmente tras el "desastre" económico del puerto deportivo de Laredo.

Este último es un "ejemplo emblemático de innecesario y grave destrozo ambiental y paisajístico, además de ruina económica, que demuestran que este tipo de actuaciones no mejoran la situación económica del municipio ni de la región. En absoluto".

Para los ecologistas, "siguen sin justificarse en la actualidad la demanda y el interés social de este tipo de instalaciones".