Actualizado 23/08/2018 15:03 CET

Arturo Fernández: "El verdadero profesional está en el teatro"

         Arturo Fernández Y Carmen Del Valle
EUROPA PRESS

El actor representa desde este jueves hasta el próximo lunes la obra 'Alta seducción' con Carmen del Valle en el ciclo 'Talía' del Casyc

SANTANDER, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El actor asturiano Arturo Fernández (Gijón, 1929) ha reivindicado este jueves en Santander que "el verdadero profesional está en el teatro". "Esta profesión se aprende arriba de un escenario", ha defendido, pese a lo cual ha aclarado que trabajar sobre las tablas "no quiere decir que seas un magnífico actor", pero da "una garantía".

Así, ha afirmado que cuando él contrata a un actor para una obra teatral "lo primero" que hace es preguntar si ha trabajado en el teatro y "no le sirve" que sea conocido por aparecer en televisión. Y también ha considerado que el cine es "muy distinto" al teatro, donde "te tiene que oír" desde el espectador más cercano al más lejano al escenario. A esto, Fernández ha sumado que en el pasado había "actores increíbles" en el teatro y a día de hoy "no los hay" en el cine.

Así lo ha dicho este jueves en una rueda de prensa en el Teatro Casyc de Santander con motivo de la representación de la obra 'Alta seducción', cuyas funciones en la capital cántabra comienzan esta noche y finalizan el próximo lunes 27 de agosto como parte del ciclo Talía 2018, cada día a las 21 horas.

La obra fue escrita por María Manuela Reina y estrenada en 1989. En ella, el veterano actor interpreta a un diputado llamado Gabriel y está acompañado de la actriz Carmen del Valle, que encarna a una joven escritora y que, en opinión de Fernández, tiene una calidad "superior" a la suya propia.

Sobre el montaje, Fernández ha opinado que la alta comedia "es dificilísima de interpretar", a "gran distancia" del resto de géneros como el drama, debido, entre otros motivos, a que se necesita "mucha flexibilidad". "En la escena hay que saber coger una copa, hay que saber cruzar las piernas, todo lleva un estilo, todo lleva un glamour, la forma de moverte, la forma de andar, saber llevar un traje", ha relatado.

Y ha remarcado la dificultad del "desdoblamiento y la simpatía", que no "la ordinariez o la chabacanería", que tiene, desde su punto de vista, interpretar papeles de alta comedia. "La sonrisa es mucho más importante que la carcajada", ha zanjado Fernández.

LA FUNCIÓN "ESTÁ MÁS VIVA QUE NUNCA"

En la rueda de prensa también ha intervenido su compañera de escena, la actriz Carmen del Valle, quien ha coincidido con él al asegurar que la alta comedia es "un género dificilísimo" porque "hacer reír es mucho más difícil" que un papel dramático, al tiempo que ha afirmado que la función "está más viva que nunca".

Del Valle ha explicado que cada día "es una función diferente" porque ambos actores trabajan en el escenario "con el aquí y el ahora", con una "química tremenda". Así, además de alabar a Fernández porque para ella "estar a su lado es una escuela, es un lujo, su amor profundo y forma de entender el teatro ya no existe", ha dicho que la obra le supone "un reto".

El motivo es, tal y como ha apuntado, que tiene que "demostrar" que "puede hacerlo", que tiene que "estar a la altura" de un actor como él, y que es "un reto", por ejemplo, ponerse la ropa "elegante" y los tacones. Pero ha reconocido que, teniendo en cuenta que viene del teatro clásico, una obra como 'Alta seducción' le "estimula".

Por su parte, el veterano actor conocido por sus papeles en 'La tonta del bote', 'Pato a la naranja' o 'La casa de los líos', ha destacado que "cualquier espectador" se siente identificado con la obra porque trata de un hombre que quiere seguir teniendo suerte con las mujeres y quiere demostrarlo con una mujer joven y para ello "oculta" su edad.

"Eso produce grandes carcajadas y al mismo tiempo muchísima ternura", ha proclamado el intérprete, que ha destacado que sobre el escenario se junta dos personajes que son "un disparate" con un diálogo "muy inteligente" y situaciones de las que está "orgulloso" porque "quienes nos divertimos de verdad somos nosotros".

"MIS COMEDIAS HUELEN A CHANEL Nº 5"

Fernández ha insistido en que para una comedia se necesita "glamour" y "sobre todo, bueno gusto", un aspecto en el que ha asegurado que cuando se sube el telón, los actores pueden percibir "un murmullo" del público indicativo de que este detecta "buen gusto".

"La alta comedia requiere glamour, requiere lujo. Yo siempre digo que mis comedias huelen a Chanel nº 5", ha manifestado Fernández, quien ha defendido que en su carrera "sinceramente", ha tenido en sus manos "muy pocas comedias" como 'Alta seducción', con la que ha conseguido por primera vez, ha añadido, que una obra esté 11 días en San Sebastián, 9 meses en Madrid --ciudad a la que volverán el 25 de septiembre-- o 13 días en Valladolid, la "cuna" del teatro.

"Eso es poner la pica en Flandes", ha exclamado Fernández, quien cree que "cuando encuentras una comedia de éxito nunca sabes cuándo va a terminar" y que considera que todos estos días en estas ciudades durante el primer año de función con 'Alta seducción' es una prueba de su "éxito".

"LA GENTE TE TIENE RESPETO TAL COMO ES TU COMPORTAMIENTO"

Fernández, que ha recordado que lleva más de 50 años actuando en Santander, ciudad en la que "procura" estrenar sus obras o al menos interpretarlas porque esta ciudad es para él "un talismán", también opina que "la gente te tiene respeto tal como es tu comportamiento". En este punto, ha rememorado que viene de una generación en la que han sido "muy respetuosos" y se han "comido" una Guerra Civil, una postguerra "peor" y una Guerra Mundial.

"Ya quedamos muy pocos, estamos cascando todos. De mi edad, quedamos seis", ha bromeado, y ha asegurado que él nunca ha tenido "divismo" por el reconocimiento social como actor porque ha trabajado "lo mismo que cualquier oficinista o albañil" porque le "gusta" su profesión y la "ama" por "encima de todas las cosas", pero no para hacer "exhibición" de que es actor.

Asimismo, ha apuntado que el público de Santander es "muy exigente", como en Valladolid, Salamanca o Burgos. Tal y como ha comentado, en ciudades como estas los públicos "no son fáciles" y "tienen que ver que estás dando todo lo que tienes de ti", hasta el punto de que "si no les gustas la función, lo notas antes incluso" de que se publiquen las críticas.