Actualizado 25/09/2009 21:38 CET

Controlado el incendio del edificio de Castro Urdiales, que ha obligado a desalojar varios inmuebles

SANTANDER, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El incendio registrado a primera hora de esta tarde en un edificio de Castro Urdiales, situado en la esquina de las calles Belén y La Rúa, está ya prácticamente controlado, aunque en el lugar permanece un retén de bomberos para refrescar el inmueble y evitar que las llamas puedan reavivarse.

Según informó a Europa Press el director general de Protección Civil del Gobierno de Cantabria, José Luis Gochicoa, que ha seguido las labores de extinción en el lugar de los hechos, el incendio, en el que no se han registrado heridos, ha obligado a desalojar tanto el inmueble siniestrado como otros tres adyacentes.

El fuego se originó en el tejado, del que parte se ha desplomado, y podría haberse debido a algún tipo de obra, aunque las causas definitivas se esclarecerán en la investigación que va a abrirse sobre lo ocurrido.

En el edificio afectado, de tres plantas, vivían cinco familias. Al tratarse de un inmueble antiguo, tenía bastantes elementos de madera que han contribuido a la propagación de las llamas.

El edificio va a apuntalarse y en la extinción del incendio se ha intentado no utilizar mucha agua, sino espuma, para evitar que pudieran producirse derrumbes, explicó Gochicoa.

El Servicio de Emergencias 112 recibió aviso del incendio a las 15.50 horas y al lugar se trasladaron bomberos del Gobierno de Cantabria y del Parque municipal de Castro Urdiales, así como la Agrupación de Protección Civil de Castro Urdiales y miembros de la Guardia Civil y la Policía Local.

COORDINACIÓN CON LA RED SIRDEE

Para coordinar todos los servicios de emergencias de las distintas administraciones, se ha utilizado por primera vez el Sistema de Radiocomunicaciones Digitales de Emergencia del Estado (Sirdee), lo que ha facilitado el trabajo de todos los efectivos participantes, destacó Gochicoa.

En total, en las labores de extinción han participado 13 bomberos y un equipo formado por tres vehículos de emergencias, incluida una autoescala para sofocar las llamas desde arriba, y tres dotaciones de bomberos.

Al lugar se desplazó también el directores general del Servicio de Emergencias del Gobierno de Cantabria, Roberto de la Hoz.