Crece un 16% en un año los menores condenados en Cantabria

Juicio agresión
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 25/09/2018 13:01:51CET

SANTANDER, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El número de menores condenados por sentencia firme en Cantabria se ha incrementado un 16,1% por ciento en 2017, hasta los 180, lo que supone 25 más que en 2016, mientras que las infracciones penales (delitos y faltas) cometidos por menores han repuntado un 11,7%, según la 'Estadística de condenados' publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El aumento de menores (entre 14 a 17 años) condenados en Cantabria es 10,6 puntos superior al registrado de media en España, del 5,5%, correspondiente a 13.643 jóvenes.

La tasa de menores condenados en Cantabria por cada 1.000 habitantes es de 8,8, un punto superior a la que tenía en 2016 (7,8) y por encima de la media nacional de 7,5. De este modo, la comunidad se sitúa como la sexta con mayor tasa de una tabla que lidera Baleares con 11 por cada mil, excluyendo a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (35,7 y 18,9, respectivamente).

En el extremo opuesto, Madrid es la comunidad que más menores condenados registró, con 4,7 por cada mil, seguida de Galicia (5).

El perfil del menor condenado en Cantabria en 2017 es un español (88,3%) y varón (83,9%). Y en cuanto a la edad, de los 180, un total de 53 tenían 17 años, y 52, 16 años. Hubo 46 condenados de 15 años y 29 de 14 años.

En Cantabria en 2017 las infracciones penales cometidas por menores crecieron un 11,7%, al pasar de 247 en 2016 a 276, de las que 267 (el 96,7%) eran delitos y las nueve restantes (3,2%) faltas.

La tasa de infracciones penales cometidas por cada 1.000 habitantes es en Cantabria de 13,5, casi seis puntos superior a la que tenía en 2016 (7,8) y casi un punto superior a la media nacional del 12,6. De este modo, la comunidad se sitúa como la octava con mayor tasa de una tabla que lidera Baleares con 19,4, excluyendo a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (60,7 y 35,9, respectivamente).

En el extremo opuesto, Madrid es la comunidad con menor tasa de infracciones penales cometidas por menores, con 7,4 por cada mil, seguida de Galicia (8,5).

Por sexos, en Cantabria, los menores varones cometieron el 84,4% de las infracciones penales (el 81,1% de los delitos y el 100% de las faltas) y atendiendo a la edad, se observa que el número de infracciones cometidas aumenta con la misma. Así, las realizadas a los 17 años (31,1% del total) supusieron más del doble que las practicadas a los 14 años (14,5%).

El 85,8% de las infracciones fueron cometidas por menores españoles, porcentaje que llega al 86,5% si se habla de delitos.

En cuanto a las medidas adoptadas, de los datos se desprende que en 2017 los jueces cántabros adoptaron 247 medidas, un 20,5% más que el año anterior (205).

Las más frecuentes fueron la prestación en beneficio de la comunidad (34%), la libertad vigilada (31,9% de los casos) y la amonestación (9,3%).

ADULTOS

Por otra parte, a lo largo de 2017 un total de 3.320 personas adultas fueron condenadas en Cantabria por sentencia firme, equivalente a una tasa de 6,8 por cada mil habitantes, lo que la sitúa como la novena comunidad autónoma con menor registro y siete décimas porcentuales por debajo de la media nacional, del 7,5.

Con estas cifras, el número de adultos condenados en Cantabria --al contrario de lo ocurrido con los menores-- fue un 1,48% menor en 2017 que en 2016 (3.370).

En cuanto al número de delitos cometidos en Cantabria el pasado año por adultos ascendió a 4.615, lo que supone una tasa de 9,5 por cada mil habitantes, similar al País Vasco y la séptima más baja. La media se situó en 10,3.

Así, el número de delitos cometidos en 2017 en Cantabria por adultos fue un 0,17% menor que en 2016. Por tipología, los más numerosos fueron los de contra el patrimonio y orden socioeconómico, que con 1.437, supusieron el 31,1% del total; y contra la seguridad colectiva (1.177 y el 25,5% del total).

La mayoría de los delitos fueron perpetrados por varones (3.755, el 81,4%) y de nacionalidad española (4.025, el 87,2%).

DATOS NACIONALES

Un total de 13.643 menores (14 a 17 años) fueron inscritos en 2017 en el Registro Central de Sentencias de Responsabilidad Penal de los Menores, lo que supuso un aumento del 5,5% respecto al año anterior. Supone el primer incremento de menores condenados después de dos años de descensos.

De ellos, el 79,3% de los menores condenados fueron varones y el 20,7% mujeres. La tasa de menores de 14 a 17 años condenados por cada 1.000 habitantes de ese mismo rango de edad fue de 7,5.

Por edad, el grupo de 17 años fue el más numeroso (30,0% del total), seguido del grupo de 16 años (28,7%). Analizando las tasas por sexo y edad de los menores condenados, se observa que la edad más frecuente fue la de 17 años en los varones y la de 16 años en las mujeres.

La mayoría de los menores condenados tenía nacionalidad española (80,6%). Sin embargo, la tasa de menores por cada 1.000 habitantes de 14 a 17 años fue casi tres veces superior en los menores de nacionalidad extranjera (17,8), que en los de nacionalidad española (6,5).

En cuanto al número de infracciones cometidas, dos de cada tres menores condenados cometieron una única infracción penal y uno de cada tres realizó más de una.

En 2017 se inscribieron 23.050 infracciones penales cometidas por menores, un 4,8% más que en el año anterior. De este total, el 96,6% fueron delitos y el 3,4% faltas.

Por tipología del delito, los de mayor incidencia fueron lesiones (25,5% del total), robos (22,5%) y hurtos (13,4%). Entre las faltas, las más frecuentes fueron las realizadas contra las personas (62,6% del total) y contra el patrimonio (35,5%).

Por sexo, los menores varones cometieron el 80,8% de las infracciones penales y las mujeres el 19,2%. Los varones cometieron el 80,9% de los delitos y el 77,0% de las faltas.

Atendiendo a la edad, se observa que el número de infracciones cometidas aumenta con la misma. Así, las realizadas a los 17 años (30,4% del total) supusieron casi el doble que las practicadas a los 14 años (16,7%).

El 79,2% de las infracciones fueron cometidas por menores españoles y el 20,8% por extranjeros (frente al 77,8% y el 22,2%, respectivamente, del año anterior).

Al igual que el año anterior, Andalucía fue la comunidad con más menores condenados inscritos en el Registro, con el 20,7% del total. Le siguieron Comunitat Valenciana (15,1%) y Cataluña (13,4%).

Este orden se mantuvo en el caso de menores de nacionalidad española. Sin embargo, Cataluña fue la comunidad con mayor número de menores condenados extranjeros (22,3%), seguida de Comunitat Valenciana (14,4%) y Andalucía (12,6%).

Las ciudades autónomas de Ceuta (35,7 por 1.000) y Melilla (18,9 por 1.000), e Illes Balears (11,0 por 1.000) registraron las mayores tasas de menores de 14-17 años condenados por cada 1.000 habitantes del mismo rango de edad.

Por su parte, Comunidad de Madrid (4,7), Galicia (5,0) y Castilla-La Mancha y Cataluña (ambas 6,1) presentaron los valores más bajos.

La tasa de infracciones penales cometidas por cada 1.000 habitantes de 14 a 17 años (según lugar de la condena) fue de 12,6 en el año 2017 en España. Las ciudades autónomas de Ceuta (60,7) y Melilla (35,9), e Illes Balears (19,4) registraron las mayores tasas por cada 1.000 habitantes.
Por el contrario, Comunidad de Madrid (7,4), Galicia (8,5) y Castilla-La Mancha (9,8) presentaron los valores más bajos.

En cuanto a las medidas adoptadas contra estos menores, los jueces adoptaron 22.916, lo que supuso un aumento del 6,5% respecto al año anterior. Las más frecuentes fueron la libertad vigilada (42,6% del total), la prestación en beneficio de la comunidad (15,4%) y la de internamiento en régimen semiabierto (11,6%).

Contador