Actualizado 25/02/2011 14:48 CET

Desarrollo Rural publica un estudio de materiales forestales para contribuir a la conservación de los montes

Bosque mixto sierra Pendo
EP

SANTANDER, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad ha publicado los resultados de un estudio sobre materiales forestales, dirigido tanto a técnicos como a público en general, con el que pretende contribuir a la conservación de los montes y a su preservación para las futuras generaciones.

El consejero, Jesús Oria, ha presentado este viernes el libro, titulado 'Materiales de base en Cantabria. Fuentes semilleras y rodales selectos', un catálogo elaborado por la Dirección General de Biodiversidad para divulgar un estudio sobre los 69 materiales de base existentes en Cantabria, concretando además las diferentes zonas de la región en las que estos se ubican.

En la rueda de prensa también han estado presentes la directora general de Biodiversidad, María Eugenia Calvo, y el jefe del Servicio de Montes, Pedro Aramburu.

El consejero ha explicado que esta publicación está destinada no sólo a recolectores, usuarios o técnicos cuya actividad profesional esté relacionada con los montes, sino también al público en general, que podrá así "aproximarse" a la realidad de unos materiales destinados a conservar las características ecológicas y genéticas de los montes de Cantabria.

En este sentido, ha agregado que la identificación de fuentes semilleras y rodales selectos contribuye a crear una recopilación detallada de algunos de los mejores bosques de Cantabria, "un patrimonio de altísimo valor" y que "todos los cántabros tenemos el derecho de disfrutar en el mejor estado posible, pero también el deber de contribuir a su conservación y de mantener el legado para generaciones futuras", ha dicho.

Con esta publicación, "divulgativa, pero no exenta de rigor", según Oria, la Consejería de Desarrollo Rural quiere trasladar los aspectos técnicos fundamentales en la gestión de los montes y contribuir, de este modo, a fomentar la educación ambiental.

La obra es el resultado del estudio realizado por la Dirección General de Biodiversidad en el que se han desarrollado varios de los programas incluidos en el Plan Forestal de Cantabria, que se aprobó en 2005 para garantizar la gestión sostenible de los espacios naturales y forestales de la región en el marco de la normativa española vigente.

La Consejería de Desarrollo Rural, como administración competente de esta norma, ha establecido un sistema de control de los materiales forestales de reproducción (frutos, semillas, plantas, etc.) que garantiza su identidad y calidad genética durante las fases de recolección, producción y comercialización.

MATERIALES DE BASE EN CANTABRIA

El estudio de la Dirección General de Biodiversidad, desarrollado en los años 2008 y 2009, cuyos resultados aparecen recogidos en esta obra, ha identificado 69 materiales de base, de los que proceden los diferentes materiales forestales de reproducción. De ellos, 62 son fuentes semilleras y los siete restantes, rodales selectos.

Estos materiales corresponden a siete especies forestales, seis de ellas originarias de Cantabria, como son el haya, la encina, el rebollo, el roble albar, la cajiga y el alcornoque; y una foránea, aunque muy implantada en la región, como es el roble americano.

Estos materiales de base se encuentran en 32 municipios cántabros, destacando los de Cabezón de Liébana, Cillórigo de Liébana y Valderredible, que cuentan con seis zonas designadas como material de base cada uno. Les siguen Camaleño y Villafufre, con cuatro zonas, y Molledo, Pesaguero, Ruente y Villacarriedo, con tres.

En relación con los rodales selectos, uno de haya se haya ubicado en la comunidad Campoo-Cabuérniga; dos de roble albar en Arenas de Iguña y Valderredible; tres de roble común en Cabuérniga, Ruente y Molledo; y uno de roble americano en Ruente.

Oria ha señalado que esta obra es "un paso más" para dar a conocer a los ciudadanos la riqueza de Cantabria en materia de bosques, y ha señalado que con ella se pretende fomentar y mejorar la educación ambiental, la formación, capacitación y extensión forestal mediante un texto que traslada aspectos técnicos "fundamentales" en la gestión sostenible de nuestros montes.

Por otro lado, esta guía, al identificar esas fuentes semilleras y rodales selectos, es también una recopilación detallada de algunas de las mejores formaciones boscosas de Cantabria, un patrimonio de "altísimo valor" para los cántabros, ha concluido el consejero.