Publicado 27/11/2020 15:09CET

Detenido un grupo criminal de Cantabria por estafa en la venta de escopetas por Internet

Nota De Prensa Viernes 27: 19 Detenidos 58 Estafas Equipo Roca Ibi
Nota De Prensa Viernes 27: 19 Detenidos 58 Estafas Equipo Roca Ibi - GUARDIA CIVIL

SANTANDER, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Alicante ha detenido a 19 personas pertenecientes a dos organizaciones criminales, una de ellas asentada en Cantabria, por su autoría en 58 delitos de estafa cometidos a través de Internet, ocho de usurpación de estado civil y dos de pertenencia a banda, relacionados con la venta de escopetas y perros. La cantidad estafada asciende a 40.000 euros.

En el caso del grupo asentado en Cantabria, aunque con gran movilidad por toda la geografía española, se dedicaba a la venta fraudulenta de escopetas y sus cabecillas eran dos personas de la misma familia.

Su cometido principal era el de captar, mediante engaño, a los demás miembros del grupo entre personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social extrema, cuyo modo de vida era la mendicidad en la calle, pernoctando en centros de acogida muchos de ellos.

Este hecho se confirmó porque uno de los autores tenía acceso a los movimientos de la cuenta corriente y a las claves de la entidad bancaria de, al menos dos, de los miembros que habían sido captados mediante engaño.

Según ha informado la Guardia Civil, las investigaciones comenzaron el pasado mes de marzo a raíz de la denuncia de un vecino de la localidad de Cocentaina (Alicante) por una supuesta estafa en la compra de una escopeta de caza a través de Internet por la que había pagado 1.300 euros y que nunca llegó a recibir.

El supuesto vendedor le envió varias fotografías del arma e incluso de la guía de pertenencia para hacer más creíble el anuncio.

Poco después, se produjo otro delito de estafa por la compra, también por Internet, de un perro por parte un vecino de Monforte del Cid (Alicante) que realizó un pago de 250 euros por el animal, que tampoco recibió.

En este caso, los presuntos vendedores le enviaron una factura de compra falsa, expedida supuestamente por un criadero de perros de Madrid.

Los agentes del Equipo ROCA de la Guardia Civil de Ibi averiguaron que los presuntos autores habían estafado a un alto número de víctimas con el mismo 'modus operandi', por lo que pusieron en marcha dos operaciones, bautizadas como 'Rehala' y 'Grancan', centradas en cada uno de los dos patrones detectados.

Así, descubrieron que se habían formalizado decenas de denuncias sobre estafas en la compra de armas por Internet y se estableció un canal de comunicación directo con todos los afectados.

También se comprobó que los presuntos estafadores se ponían en contacto con los vendedores reales, haciéndose pasar por falsos compradores, con el fin de usurparles la identidad. De esta manera, a la hora de cometer el delito, tenían en su poder gran cantidad de información del producto y podían dar mayor credibilidad a las ventas.

Además, el desarrollo de las operaciones fue poniendo de manifiesto que, aunque se trataba de dos grupos criminales muy diferenciados y sin aparente relación entre sí, ambos contaban con un engranaje muy bien estructurado y con roles definidos, y trabajaban de manera muy similar a través de Internet.

Por una parte, el grupo criminal dedicado a la supuesta venta de perros estaba afincado en la localidad barcelonesa de Sabadell, con ramificaciones en las provincias de Sevilla, Asturias y Lérida.

Los líderes de esta organización, bajo una identidad falsa, captaban a sus miembros a través de Internet, ofertándoles un puesto de trabajo como vendedores de perros, por el cual recibirían un porcentaje de la venta de cada animal.

Posteriormente, se hacían pasar por empleados de criaderos y ofertaban los canes por cantidades que oscilaban entre los 200 y 400 euros.

Las investigaciones han contado con el apoyo de las Comandancias de la Guardia Civil de Álava, Barcelona, Cáceres, Cantabria, Gijón, Lérida, Madrid, Pontevedra y Sevilla implicadas en los hechos y que se han encargado de la localización y detención de todos los implicados.

En total, se ha detenido a 14 hombres de nacionalidad española y uno de nacionalidad boliviana, de edades comprendidas entre los 21 y los 63 años, y a cuatro mujeres de nacionalidad española de 21, 41, 46 y 47 años. Dos de los detenidos han ingresado en prisión.