Actualizado 09/08/2013 16:12

Dumestre aboga por aprovechar la crisis para replantearse las cosas y "cambiar" el rumbo de la música clásica

Vincent Dumestre
UIMP

El músico francés apuesta por que los estados permitan la "democratización" de este tipo de música y llegue "mejor" a la sociedad

SANTANDER, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

El músico francés Vicent Dumestre ha admitido que la cultura en general y también la música, incluida la clásica, se ve afectada por la crisis, tanto en su país como en el nuestro. Pero ha abogado por, tras analizar la situación económica y cultural, tener una visión "positiva" para tratar de replantearse las cosas y hallar la manera de "cambiar el rumbo".

"Todos sufrimos de la crisis", ha reconocido Dumestre, que sin embargo también cree que la música puede "beneficiarse" de la coyuntura actual. Así, en una rueda de prensa que ha ofrecido en Santander, --donde ha dirigido en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el curso magistral sobre música francesa vocal e instrumental en el siglo XVII--, se ha mostrado partidario de cambiar las cosas en momentos de "crisis y duda", como el actual.

Ha puesto como ejemplo en este sentido la estructura musical existente en su región, que está "bien asentada" en dos sistemas paralelos y "totalmente opuestos". Por un lado, está el sistema de funcionarios, caracterizado por contratos "excesivamente largos", que se hacen a músicos para determinados proyectos a desarrollar prácticamente a lo largo de su vida, y, por otro, el que ha denominado "intermitentes", basado en trabajos a desarrollar en pocos días y con contratos, por tanto, "excesivamente cortos".

Ante este panorama, Dumestre confía en que la crisis permita "cuestionar" ambos sistemas, que se pongan en "tela de juicio" y se logre una situación "intermedia", con contratos "limitados" pero "no tan largos" como los de los funcionarios. Este cambio permitiría, a su entender, proteger y conservar la "libertad" por parte de los músicos y, también, su "fidelidad".

En términos generales, ha apuntado que determinados organismos franceses no tiene medios suficientes para continuar, de ahí que se vean obligados a buscar sistemas diferentes para sobrevivir, más allá de las subvenciones de instituciones.

ELITISTA

Preguntado por la situación actual de la música clásica y si ésta tiene carácter "elitista", Dumestre ha reconocido este extremo. "Siempre ha sido muy elitista", ha sentenciado, para apuntar a continuación que éste no es el "problema", ya que lo que "queda" de esta disciplina no es más que es la "capa superior" de la música clásica de épocas anteriores, toda vez que la parte correspondiente a la tradición oral se ha perdido.

Ahora bien, tras apuntar que la música que ha llegado a nuestros tiempos siempre ha sido la que compartían clases como la nobleza o la burguesía, el músico francés ha apostado por que el Estado permita la "democratización" de este tipo de música, que constituye todo un patrimonio.

Así, Dumestre, a quien la música clásica "nutre" y "alimenta", desea que ésta se propague "mejor" entre la sociedad, para que igualmente pueda "nutrir y alimentar" a otras personas.

CONCIERTO

Dumestre, que ha comparecido ante los medios junto al violagambista Lucas Peres, se ha referido también al concierto que los alumnos del curso -al que se ha referido como un "laboratorio experimental"- ofrecerán esta noche en la iglesia Santa Lucía de Santander.

El recital, titulado 'Airs de cour y músicas instrumentales en la Corte de Francia en el siglo XVII', cuenta también con la participación del barítono Marc Mauillon. En el mismo intervendrán cinco cantantes -dos sopranos, alto, tenor y bajo-, un ensemble de laúdes -el instrumento que toca Dumestre- y violas da gamba, una flauta y un clavecín, que interpretarán piezas de Etienne Moulinié, Guillaume Costeley, Gabriel Bataille y Charles Tessier.

De cara al concierto, Dumestre, Mauillon y Peres se han repartido distintas funciones. Así, el primero, que dirige el curso magistral, se ha encargado de la coordinación, en tanto que el barítono se ha ocupado de los cantantes y el tercero de los músicos que tocan la viola da gamba.

Dumestre y Peres han destacado la importancia de los participantes en el curso, que se enfrentan en pocos días a la doble condición de alumnos y protagonistas de un concierto. En cuanto al tiempo para prepararlo -una semana- ha comentado que se trata del periodo del que disponen normalmente los profesionales.