Iván Fischer y la Budapest Festival Orchestra cierran el Festival con la Cuarta de Mahler junto a Landshammer

Fischer en el FIS de Santander
FIS
Publicado 24/08/2018 18:14:02CET

SANTANDER, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Festival Internacional de Santander vivirá este sábado, 25 de agosto, su última jornada tras 24 días de actividad en los que el público ha podido disfrutar de una variada programación para todos los públicos: 48 eventos con grandes conciertos sinfónicos, espectáculos de danza, recitales de piano, conciertos de música antigua y barroca, propuestas familiares, coloquios y proyecciones.

En esta ocasión, la encargada de cerrar el ciclo de grandes conciertos sinfónicos será la Budapest Festival Orchestra bajo la batuta de su director Iván Fischer. Considerada como una de las diez mejores orquestas del mundo, esta formación volverá al festival, después de dos años, dirigida de nuevo por su líder y fundador.

El concierto de clausura se celebrará a las 20.30 horas, en la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria. La formación húngara interpretará la Sinfonía n.4 de Gustav Mahler junto a la soprano Christina Landshammer, muy valorada internacionalmente como una versátil cantante de ópera, recitales y conciertos, y reconocida por su "cálida y lírica" voz.

El compositor austriaco concibió su obra -escrita en cuatro movimientos y estrenada en Múnich el 25 de noviembre de 1901- a partir del que sería su último movimiento, la canción Das himmlische Leben del ciclo Des Knaben Wunderhorn, una pieza en la que se describen los placeres del paraíso y a la que dará voz la artista alemana. Los movimientos precedentes cuentan un viaje de preparación desde lo terrenal a lo celestial.

El programa incluye también Prélude à l'unisson de la Suite n. 1 para orquesta Op. 9 de George Enescu (1881-1955), el más célebre de los compositores rumanos.

Fue estrenada en 1903 y en ella el uso de la orquesta se limita a la sección de cuerdas y a un timbal, aunque lo más llamativo es la ausencia total de acompañamiento armónico dejando todo en manos de la melodía, que era para Enescu el elemento primordial de cualquier composición musical.

Completa el repertorio del concierto de clausura la Música para cuerdas, percusión y celesta de Béla Bartók (1881-1945), escrita en 1936 por encargo del director de orquesta y mecenas suizo Paul Sacher, fundador de la Orquestra de Cámara de Basilea (Basler Kammerorchester), que estrenó esta obra el 21 de enero de 1937.

Bartók hace aparecer el tema de la fuga en todos los movimientos creando así una obra cíclica, de extraordinaria complejidad, originalidad y fuerza creativa.

Para leer más