Publicado 01/03/2021 20:00CET

Liberado en Cantabria el quebrantahuesos 'Aquilón', tras recuperarse de una amputación

Liberación del quebrantahuesos 'Aquilón' en Espinama
Liberación del quebrantahuesos 'Aquilón' en Espinama - FUNDACIÓN PARA LA CONSERVACIÓN DEL QUEBRANTAHUESOS

El ejemplar, que forma parte del proyecto de recuperación de la especie en Picos de Europa, sufrió un accidente con un tendido eléctrico

SANTANDER, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El quebrantahuesos 'Aquilón', que forma parte del proyecto de recuperación de esta especie en Picos de Europa, ha sido liberado este lunes en las cercanías de la localidad de Espinama, en Cantabria, tras recuperarse de la amputación sufrida en una de sus extremidades debido al accidente que sufrió el pasado otoño con un tendido eléctrico de alta montaña.

La liberación a su hábitat natural de 'Aquilon' ha corrido a cargo de técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), agentes del Medio Natural de la Consejería de Desarrollo Rural y efectivos del Seprona de la Guardia Civil.

El ejemplar, un macho de casi tres años de edad, ha pasado los últimos meses en rehabilitación en un centro especializado en quebrantahuesos, dirigido por el veterinario y experto en rapaces Juan Manuel Blanco.

Tras sufrir el accidente, técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos rescataron al animal, que se encontraba muy malherido con una lesión contusa abierta en avanzado estado de infección.

Tras recibir las primeras curas de urgencia en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, ubicado en Villaescusa y dependiente de la Consejería de Desarrollo Rural, fue trasladado en buen estado al centro especializado de la FCQ, donde se optó por amputarle la mano herida para salvarle la vida.

Durante cuatro meses de rehabilitación, 'Aquilón' ha ido superando diferentes pruebas cognitivas y de motricidad, lo que ha permitido que el Gobierno de Cantabria y especialistas de la Fundación acordaran su liberación este lunes en el Parque Nacional de Picos de Europa.

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha mostrado su satisfacción por la recuperación del animal dado el alto valor ambiental de la especie en la cadena ecológica por sus costumbres carroñeras.

También ha puesto en valor la aportación de Cantabria al proyecto de recuperación de la especie "con una superficie territorial muy importante y hábitats muy destacados y valiosos como el cañón de La Hermida, Liébana y las zonas próximas de montaña".

De igual modo, ha destacado la colaboración "ya consolidada en el tiempo" que mantiene su departamento con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos a la hora de desarrollar un programa "vital" para contribuir a la reintroducción y conservación de esta especie en el norte de España, así como garantizar su permanente vigilancia con un sistema de monitorización y seguimiento individualizado de cada ejemplar.

El titular de Medio Ambiente ha reconocido el trabajo del personal del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre porque "ha demostrado una vez más por qué Cantabria es un referente en la recuperación y rehabilitación de especies de fauna silvestre y su posterior reincorporación al medio natural".

ESPECIE GRAVEMENTE AMENAZADA

'Aquilón', procedente de Pirineos y cedido por el Gobierno de Aragón, fue liberado hace dos años en el marco de recuperación de la especie en los Picos de Europa.

El ejemplar tiene su zona de campeo habitual en la vertiente sur del Parque Nacional, en la comarca de Liébana, entre los municipios de Camaleño y Cillórigo de Liébana, donde era frecuente avistarlo desde 2019.

El quebrantahuesos es una especie gravemente amenazada de extinción en la Unión Europea y figura en los más altos rangos de protección legal en la legislación española.

Desaparecido de las principales montañas españolas y europeas, desde las administraciones públicas y las asociaciones conservacionistas se están realizando esfuerzos para recuperar la especie, cuyas principales amenazas son de origen antrópico, como el uso ilegal de venenos y los choques con infraestructuras como los tendidos eléctricos.