Actualizado 20/05/2012 22:24 CET

La plataforma contra el cierre de La Pereda y los trabajadores critican el "enroque absoluto" del Gobierno

Manifestación
EUROPA PRESS

La próxima semana se trasladará a otros cinco mayores del centro

SANTANDER, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Representantes de los usuarios y de los trabajadores de la residencia de La Pereda han lamentado el "enroque absoluto" del Gobierno, al que ven "cerrado en banda" sobre el cierre de este centro, que desde el Ejecutivo han justificado en problemas del edificio.

En la protesta convocada este domingo en la residencia, miembros de la plataforma han afirmado que el cierre es una "decisión política" que ya está tomada, según aseguran que les admitió la consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, en el encuentro mantenido la semana pasada.

Y critican que no se hayan barajado otras posibilidades, como las que les han planteado ellos: la de realizar arreglos puntuales "poco a poco" en la Residencia para no tener que acometerlos "todos de golpe".

También apuntan que han pedido el informe que alude a los problemas del edificio, sin que se les haya proporcionado, porque, creen, "están trabajando en ello", así que cuestionan la existencia del documento.

De la actitud del Ejecutivo han hecho hincapié, además, en que el encuentro de la semana pasada, el Gobierno les propuso una serie de contactos individualizados con los residentes, mientras, paralelamente, ya había comenzado a enviar las cartas en las que les pedía que eligieran el centro al que ser desplazados.

La próxima semana, habrá cinco nuevos "desplazamientos". El primero será el miércoles, 23, el mismo día que, por otra parte, trabajadores y Gobierno mantendrán un encuentro en torno a la situación de la plantilla.

En total, ellos calculan que en La Pereda trabajan 93 empleados. Los fijos pasarán a otros centros, desplazando a los interinos.

Desde el Comité de Empresa, Lola Ortiz ha censurado el "enroque absoluto" del Gobierno y su "falta de sensibilidad", además de expresar su temor a que el Ejecutivo intente "ningunear" a los representantes de los trabajadores.

"NO SON PUROS, SON ABUELOS"

Los manifestantes, aproximadamente 200, llevaban carteles que aludían a la cercanía del centro con la playa del Sardinero o al trato de los ancianos como "muebles", pancartas que decían: "Diego, esto que pisas no son puros, son abuelos", algunos iban ataviados con bolsas de basura y otra llevaba una corona fúnebre, en la que el mensaje era: "Nacho Diego: los trabajadores de La Pereda no te olvidaremos".

A la protesta han asistido representantes del PRC, encabezados por el expresidente Miguel Ángel Revilla; junto a las diputadas Rosa Valdés y Concepción Solanas; el portavoz en Santander, José María Fuentes-Pila y el concejal Francisco Sierra. También ha acudido el diputado socialista Juan Guimerans.