Publicado 12/08/2022 09:25

Los precios bajan una décima en Cantabria en julio aunque el IPC escala al 10,5%

Puestos de un mercado
Puestos de un mercado - Jesús Hellín - Europa Press

SANTANDER, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Índice de Precios de Consumo (IPC) en Cantabria subió un 10,5% en julio en comparación con el mismo mes del año anterior, medio punto más que en junio, pero tres décimas menos que la media nacional (10,8%).

Sin embargo, en relación a junio, los precios bajaron una décima en Cantabria, en este caso menos que en el conjunto del país (-0,3%), según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Tanto en términos interanuales como mensuales, los principales incrementos en Cantabria se registraron en la vivienda.

Así, en relación con julio del año pasado, en Cantabria subieron los precios de todos los sectores excepto las comunicaciones, que se abarataron un -2,1%.

El principal incremento correspondió a la vivienda, que se disparó un 22,8% en relación a julio de 2021, a causa de que los precios de la electricidad suben este mes frente a la bajada registrada en julio de 2021. También influye, aunque en menor medida, la subida del gas, mayor que la del año anterior.

El segundo mayor repunte se registró en el transporte con un 16,9%, seguido de los alimentos y bebidas no alcohólicas con un 12,6% por los incrementos de los precios de la carne y la leche, quesos y huevos, frente a la estabilidad del año anterior, del pan y cereales, mayores este mes que en 2021 y de las legumbres y hortalizas, que descendieron en julio del año pasado.

Los hoteles, cafés y restaurantes se encarecieron un 7,7%, las bebidas alcohólicas y el tabaco se encarecieron un 6%, el menaje un 5,3%, el ocio y la cultura un 3,8%, además del sector otros con un 4,1%.

El resto de sectores subieron menos de un punto: medicina, un 0,8%; enseñanza, un 0,4%; y vestido y calzado con un 0,1%.

MENSUAL

Por su parte, en comparación con junio, en julio fueron más baratos el vestido y calzado (-10,4%), debido a las bajadas de precios de la campaña de rebajas de verano; transportes (-2,3%), por el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes; comunicaciones (-2%); menaje (-0,3%) y medicina (-0,2%).

En el sentido contrario, el principal incremento se registró en la vivienda, un 2,7% más cara que hace un mes a consecuencia de la subida de precios de la electricidad y, en menor medida, del gas.

Los hoteles, cafés y restaurantes subieron un 1,8% por el incremento de los precios de la restauración y los servicios de alojamiento;y bebidas alcohólicas y tabaco, y ocio y cultura, ambos un 1,3%, el segundo por al aumento de los precios de los paquetes turísticos.

El precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas creció un 1% debido a subidas generalizadas en todos sus componentes. Entre los aumentos, destacan los de la carne, el pan y cereales, la leche, queso y huevos y el pescado y marisco. Cabe destacar, aunque en sentido contrario, la bajada de los precios de las frutas.

El sector otros se incrementó un 0,6%, mientras los precios de la enseñanza no experimentaron variación mensual en julio.

De este modo, en los siete primeros meses del año, los precios se dispararon un 5,4% en Cantabria impulsados por el transporte (13,5%) y los alimentos y bebidas no alcohólicas (9,1%). Solo el vestido y calzado (-14,4%) y las comunicaciones (-1,5%) fueron más baratos en comparación con el acumulado de 2021.

DATOS NACIONALES

En España, el IPC cayó un 0,3% en julio en relación al mes anterior, aunque disparó su tasa interanual hasta el 10,8% puntos, su nivel más alto desde septiembre de 1984 y seis décimas por encima de la registrada en junio. El INE confirma así el dato que avanzó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado.

Con el repunte de julio, la inflación encadena dos meses consecutivos por encima del 10%, después de que en junio se situara en el 10,2%.

Según el INE, la escalada del IPC interanual hasta el 10,8% en julio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de las viviendas, hasta el 23% a causa de los precios de la electricidad, el vestido y calzado, con un variación anual del 5,0%, y a los alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 13,5%, la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

Por su parte, los precios de los transportes cayeron tres puntos en comparación con los datos de junio, hasta el 16,2%, por el descenso del precio los carburantes y lubricantes.

LA SUBYACENTE ESCALA HASTA EL 6,1%

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en julio seis décimas, hasta el 6,1%, su valor más alto desde enero de 1993.

En el séptimo mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10,7%, siete décimas por encima de los datos de junio.

La variación mensual del IPCA mostró un descenso del 0,6%, según los datos del INE.