Actualizado 28/06/2010 23:43 CET

Revilla ve a Diego como un "negacionista crónico" y le insta a pensar en Cantabria en lugar de en la mayoría ab

El PP cree que el Gobierno está ya "en el tiempo de descuento" y augura un cambio que traerá "ilusión, confianza y esperanza"

SANTANDER, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla, aseguró hoy que el líder de los 'populares' cántabros, Ignacio Diego, es un "negacionista crónico", que confunde "la realidad con los sueños", y le animó a salir de su "círculo de aplausos" y "peloteo" y a hablar con los ciudadanos para darse cuenta de cuál es la realidad de la región.

Además, le instó a dejar de pensar "sólo en la mayoría absoluta" y pensar en España y en Cantabria, porque con mensajes "agoreros" y creando una imagen "irreal" de la situación, sólo se contribuye al "desánimo".

A su juicio, la salida de la crisis es una responsabilidad "de todos", tanto del Gobierno como de la oposición, y por ello hay que "arrimar el hombro". No obstante, lamentó que si el PP arrima el hombro será para "empujar" al Gobierno "al agua".

En cambio, el líder del PP opinó que la salida de la crisis y el futuro de la región está "en un cambio de Gobierno" y de políticas, un cambio que genere "ilusión, confianza y esperanza" y que, a su juicio, ya ha quedado "evidenciado" en el Debate sobre la orientación política del Gobierno.

"Hoy ha comenzado su cuenta atrás. Les queda ya el tiempo de descuento", alertó Diego, quien aseguró que el ciclo del actual Ejecutivo está "agotado" y se mostró convencido de que el Grupo Parlamentario Popular va a llevar al PP a la victoria en las próximas elecciones, con mayoría absoluta.

El presidente regional no comparte esas expectativas del PP y está convencido de que Diego no será el próximo jefe del Ejecutivo cántabro. "Yo no sé si en el próximo debate de orientación política del Gobierno estaré yo, pero de lo que estoy seguro es de que no va a estar usted", apostilló.

AL PP NO LE SALEN LOS NÚMEROS

Revilla aseguró que al líder del PP "se le empieza a conocer como el de las mayorías, porque siempre habla de mayorías absolutas y luego, en las elecciones, no salen los números".

El presidente dio además la vuelta a las encuestas esgrimidas por el Partido Popular y subrayó que la misma encuesta que augura una "caída en picado" al PRC, "suspende" a Diego en valoración ciudadana. En cambio, a Revilla esa encuesta le da una nota de 6,4, que, a su juicio, en política es "como un 8,5 en una facultad".

En su opinión, es "increíble" también que el líder de la oposición le tache de "perdedor", cuando el PRC compite "con un 306" y el PP va "en un McLaren, un Ferrari o un Red Bull y no gobierna". "El Partido Popular presenta una vaca pinta y gana", aseguró Revilla, quien sin embargo recalcó que los 'populares', aunque se hagan con la "pole position", no ganan el Gobierno.

Para Revilla, en el debate han quedado demostradas dos cosas: que la oposición "no tiene ni idea y no está capacitada para gobernar Cantabria", y que el Ejecutivo "está haciendo adecuadamente los deberes".

Por ello, pidió a los ciudadanos de Cantabria que no se crean lo que dice el PP y que tengan la "confianza absoluta" de que el Gobierno se va a "dejar la piel" para superar esta coyuntura, de la que Cantabria saldrá "primero" que otras regiones y con los "cimientos" para estar "a la cabeza" en la recuperación.

UN GOBIERNO "INMÓVIL"

Frente a esta visión, Ignacio Diego afirmó que socialistas y regionalistas "son incapaces" de resolver los graves problemas que "están acuciando" a Cantabria y acusó al Ejecutivo de estar llevando a la región a una situación "absolutamente calamitosa".

Coincidió con Revilla en que el Gobierno es "monolítico", pero "por lo inmóvil y por lo incapaz de moverse para nada". En cambio, incidió en la "crisis" del Ejecutivo, recordó a Revilla que él ha sido quien ha "amenazado" con romper el pacto y le conminó a explicar "para qué" rompería el acuerdo.

No obstante, se mostró convencido de que no se romperá el pacto y ha sido sólo un "gesto teatral" con el que, sin embargo, ha dado un "susto" a los socialistas, que "no les cabía la camisa en el cuello". "Si se rompe el pacto, ¿con quién va a pactar la próxima legislatura para volver a ser presidente?", apostilló Diego.

El líder del PP también reprochó al presidente regional la ausencia de reivindicación en su discurso en este debate y le echó en cara su "desconocimiento absoluto" en uno de los problemas "más graves" que Cantabria tiene sobre la mesa, que es el de las sentencias de derribo.

Diego aseguró que el Gobierno ha sido "incapaz" de enviar al Parlamento un documento que responda a las peticiones de los tribunales e instó al Ejecutivo a traerlo "inmediatamente". "Si el Gobierno no trae un documento para resolver el problema la semana que viene, estará reconociendo su incapacidad", sentenció el líder 'popular'.

Por último, se refirió a Revilla como un "perdedor" porque, a su juicio, "ni ha ganado ni ganará nunca unas elecciones". "Usted para ganar unas elecciones tendría que presentarse a presidente de comunidad de su escalera, y tampoco las ganaría", sentenció Diego.

OPOSICIÓN "ARROGANTE Y AMORAL"

Mientras tanto, desde los grupos que apoyan al Gobierno, el socialista Francisco Fernández Mañanes, achacó los "desvaríos" y la "crispación" de Diego a que "anda algo desesperado porque las encuestas no le dan buenos resultados".

El portavoz del PSOE recriminó al PP su "bajeza moral" y le calificó de "amoral" por "utilizar la desesperación" de los desempleados para realizar críticas al Gobierno. Además, lamentó que la oposición "no tenga claro dónde van ni por dónde quieren ir", y les reprochó que ante la crisis lo que hayan hecho es "tirarse a la yugular" del Ejecutivo regional.

Por su parte, el portavoz Regionalista, Rafael de la Sierra, consideró que una de las lecciones de la crisis es lo "terrible" que resulta la "arrogancia" y tener la "verdad absoluta", un "error muy grave" que, "afortunadamente", se da en una persona "que no tiene responsabilidad de Gobierno y que no tiene perspectivas de tenerla".

De la Sierra reprochó al PP su recurso al anuncio de "catástrofes, hecatombes y cataclismos" e ironizó que, ante los resultados, debería añadirse un nuevo significado a estas palabras, que sería "problema diagnosticado por un incompetente" o "por la oposición".