Actualizado 12/09/2015 12:14 CET

Santander lideró en 2014 el saldo negativo en el padrón municipal

Gente paseando, paseo, caminando, andando, familia, niños, niño, hermanos, padre
EUROPA PRESS

SANTANDER, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Santander fue en 2014 el municipio que registró el mayor saldo negativo en el padrón municipal al contabilizar un total de -533 bajas, seguido Torrelavega (-394) y Castro Urdiales (-257), mientras que en el lado opuesto, Piélagos fue el que más altas ganó (208), superando a Ribamontán al Mar (75) y Reocín (62), según el estudio 'Variaciones residenciales Cantabria 2014' realizado por el Instituto Cántabro de Estadística (Icane) y consultado por Europa Press.

El estudio refleja que en 2014 se registraron en Cantabria un
total de 48.935 cambios de residencia, en concreto 23.964 altas padronales y 24.971 bajas, lo que supone un aumento del 2,6% con respecto a 2013, es decir, 1.220 movimientos más.

El mayor número de cambios de residencia en Cantabria son los que se producen dentro de la misma comunidad, es decir entre sus
municipios, que suponen el 58,2% del total. Tras registrar incrementos positivos entre 2008 y 2010, y negativos en 2011 y 2013, a partir de 2014 se produce un cambio de tendencia con un crecimiento del 4,3%.

Los movimientos entre provincias han aumentado un 1% mientras el total de exteriores han experimentado una reducción del 1,7%.

Independientemente del origen, las altas padronales registradas en Cantabria han aumentado un 1,2%, mientras que las bajas se han reducido un 0,6%, aunque las bajas siguen siendo superiores a las altas. Consecuencia de ello y por tercer año consecutivo, el saldo por variación residencial vuelve a ser negativo y se sitúa en -1.007 movimientos, con una ligera mejoría respecto a los -1.185 movimientos de 2013.

CAMBIOS DE RESIDENCIA EN ESPAÑA

Durante 2014 el número de altas padronales registradas en los municipios de Cantabria de personas procedentes de cualquier otro municipio de España, incluidos los de Cantabria, fue de 21.594, un 2,8% más que el año anterior. Se produce así un cambio de tendencia, ya que en los dos últimos años ésta ha sido había sido descendente, implicando una pérdida considerable del número de altas.

Este crecimiento se debe al aumento de las altas tanto de personas ya residentes en Cantabria (un 4,3% más que en 2013) como con origen en otras comunidades autónomas, con un leve repunte del 0,2%.

A pesar de la disminución de los cambios de residencia entre municipios de Cantabria, estos movimientos continúan siendo los más
importantes de los interiores, al representar el 65,9% del total.

En 2014 las altas con origen en otras regiones españolas se
mantuvieron en el 34,1%. Las comunidades de origen que más movimientos aportaron fueron el País Vasco (8,2% del total), Castilla y León (5%) y la Comunidad de Madrid (4,8%). Por provincias, el mayor número de movimientos que tienen como destino Cantabria tienen su origen en Vizcaya 87%), Madrid (4,8%) y Asturias (2,5%).

Los protagonistas de estos movimientos son principalmente hombres y mujeres ya residentes en Cantabria, de nacionalidad española y de una edad comprendida entre los 30 y 39 años.

En el lado contrario, el número de bajas padronales registradas en 2014 (22.068 movimientos) subió un 3,3%. En este sentido, se produce una recuperación ya que desde 2011 se venía experimentando un descenso del total de bajas interiores.

Igualmente, las bajas más numerosas son las que se producen dentro del propio ámbito regional, el 64,5% del total interior. Y las regiones de destino fueron también País Vasco (9,7%), Comunidad de Madrid (5,9%) y Castilla y León (3,7%).

MOVIMIENTOS DENTRO DE CANTABRIA

En 2014 los cambios de residencia dentro de la región supusieron el 59,4% de las altas padronales y el 57% de las bajas totales de la comunidad.

La mayoría de estos 14.233 movimientos se registran en el área costera (12.215), de modo que el 85,5% se produce entre municipios de dicho ámbito.

A pesar de ello, únicamente hay una zona con saldo positivo, el área de influencia urbana de Santander (447). De las cinco zonas restantes con saldos negativos, destaca el municipio de Santander ya que presentó una pérdida de 337 movimientos.

En el caso del interior de la región, la mayor parte de las zonas mantiene la tendencia de sus saldos con respecto a 2013 excepto el Valle del Nansa y los Valles Altos del Pas y Miera, que pasan a tener saldos positivos, mientras que el Valle Medio del Pas y el Valle del Pisueña estrenan saldo negativo.

La zona de Cantabria con mayor saldo es el Valle del Nansa con 42 movimientos y con menor, el Valle Alto y Medio del Besaya con -111.

Para leer más