Septiembre fue un mes cálido y con lluvias repartidas de modo irregular

Publicado 04/10/2019 12:16:53CET
Lluvias en Cantabria
Lluvias en Cantabria - CEDIDA - Archivo

SANTANDER, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Septiembre fue un mes cálido y con lluvias irregularmente repartidas, según el 'Avance climatológico" de dicho mes elaborado por Delegación Territorial en Cantabria de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Septiembre fue cálido en la costa, en los valles centrales y orientales y en las comarcas del Ebro, mientras que en Liébana y cabeceras del Nansa y Besaya las temperaturas estuvieron dentro de lo normal.

Además fue muy húmedo en el valle del Saja, en las montañas de Campoo y en las comarcas del Ebro; húmedo en Liébana, costa oriental y valle del Besaya; y normal en los valles orientales, excepto en la costa central donde la lluvia recogida no alcanzó la cantidad esperada en este mes.

El carácter pluviométrico de septiembre ha estado determinado por la precipitación recogida entre los días 9 y 10, que representó casi el 70% del total recogido este mes.

La borrasca que atravesó la región durante estos días --la formación de la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), que afectó a la costa mediterránea los días siguientes con consecuencias catastróficas-- dejó lluvias generalizadas. Se recogieron 88 litros por metro cuadrado en Ramales, 76 en Villacarriedo y 48 en Torrelavega.

Pero las lluvias fueron especialmente abundantes e intensas en las montañas de Liébana, Campoo y en el valle del Saja: 110 litros por metro cuadrado cayeron en el Casetón de Ándara; 99 en Tresviso; 86 en Fuente Dé y 129 en Alto Campoo. En Tama se recogieron 44 litros por metro cuadrado, y en Terán de Cabuérniga 133 en poco más de 16 horas consecutivas de lluvia, lo que provocó una importante avenida en ríos y arroyos.

Sin embargo, en el litoral central y oriental las precipitaciones fueron menores: en Treto se recogieron 37 litros por metro cuadrado; y en Santander, 27, por ejemplo. Durante la segunda decena se produjeron tormentas casi a diario, como consecuencia de la inestabilidad inducida por la DANA que estaba afectando a la costa mediterránea.

Se registraron más de 1.200 descargas en ocho días con tormenta. Destacaron los días 15, 16 y el día 20, con 159, 279 y 750 descargas registradas, respectivamente.

Las temperaturas se mantuvieron durante la primera decena, en general, más frescas de lo esperado, registrándose mínimas en torno a 5 grados centígrados en estaciones de fondo de valle, como Tama o Bárcena Mayor.

Las máximas también fueron más frescas de lo normal durante la primera decena, pero comenzaron a recuperarse a partir del día 10 y alcanzaron el valor más alto el día 20, cuando una entrada de aire del sur elevó las temperaturas por encima de 30 grados en muchas estaciones, tanto costeras como del interior de los valles cantábricos. Así la estación de Santander Aeropuerto anotó 33 grados; Castro Urdiales, 32,6; Tama, 31,1; Tresviso, 31,5; Terán, 31,5; y Ramales de la Victoria, 32,2º.

El viento ha soplado un poco más de lo esperado, totalizando un recorrido de 6.993 kilómetros en el observatorio del Aeropuerto de Santander, un 5% por encima de la media.

También la insolación superó la media, y en el Aeropuerto de Santander se registraron 190 horas de sol, frente a las 160 esperadas.

Contador

Para leer más