Un total de 18 personas fallecieron en 2022 en las carreteras cántabras, cinco más que en los tres años anteriores

Archivo - Foto de archivo. Accidente de tráfico
Archivo - Foto de archivo. Accidente de tráfico - 112 - Archivo
Publicado: martes, 10 enero 2023 12:05

Los accidentes se redujeron un 6,2% respecto a 2021, pero hubo más fallecidos y heridos

SANTANDER, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los accidentes de tráfico en Cantabria se cobraron la vida de 18 personas en 2022, cinco más que en los tres años anteriores, pese a que hubo menos un 6,2% menos de siniestros que en 2021.

Así lo ha dado a conocer este martes la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, en una rueda de prensa junto al jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, y el comandante del Sector de Tráfico de la Guardia Civil, Rubén Flores, quienes han informado del balance provisional de siniestralidad vial de 2022 referido a los accidentes con fallecidos en el momento del siniestro o en las 24 horas siguientes, tanto en vías urbanas como interurbanas.

Según ha detallado Quiñones, en 2022 hubo en Cantabria un total de 2.882 accidentes de tráfico frente a los 3.074 del año anterior y a los 3.184 de 2019 (los de 2020 están distorsionados por la pandemia ya que se registró un importante descenso de la movilidad).

En cuanto a las personas afectadas en esos siniestros, en 2022 ascendieron a 1.353 (entre fallecidos y heridos graves y leves), 54 más que en 2021 (1.299), lo que supone un incremento del 4,16%. Además de los 18 fallecidos, hubo 112 heridos graves y 1.223 leves.

Por tipo de vía, cinco de los accidentes mortales fueron en urbanas, un dato que contrasta con el de 2021 cuando no hubo ningún deceso en estas carreteras. Tres de los siniestros con víctima se produjeron en Santander; uno en Noja --donde por primera vez se registró un fallecido que circulaba en patinete-- y el otro en Silió.

Sin embargo, la mayor parte de los fallecidos --13 de 18-- se dieron en interurbanas --los mismos que el año anterior---. Cinco de ellos perdieron la vida en autovías y 8 en carreteras convencionales.

De los 13 fallecidos en vías interurbanas, 10 viajaban en turismo (2 de ellos iban sin cinturón); uno en camión; uno en motocicleta y el restante en bicicleta (por primera vez desde 2016 ninguno era peatón).

Doce eran hombres y la restante mujer y, por grupo de edad, por primera vez en diez años no hubo ningún fallecido menor de 25 años en accidentes en interurbanas.

Concretamente, uno de los fallecidos tenía entre 25 y 34 años; 2 entre 35 y 44; 2 entre 45 y 54; 2 entre 55 y 64; cinco entre 65 y 74, y uno tenía más de 85 años.

Por causa del accidente, 8 de los 13 accidentes mortales en vía interurbana fueron salidas de vía, que habitualmente, según ha explicado Tolosa, se producen por distracciones, somnolencia, velocidad o uso del móvil.

En cuanto al uso del móvil durante la conducción, el jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, ha explicado que el número de denuncias por esta causa se redujo en torno a un 35 por ciento en 2022, año en el que a finales de marzo se introdujo una modificación en la Ley de Tráfico en la que, si bien no se incrementaba la cuantía de la sanción económica, sí el número de puntos del carné que se podían perder.

Por otra parte, a preguntas de los periodistas, tanto Tolosa como Flores han explicado que, aproximadamente, detrás del 25% de los accidentes mortales ocurridos estuvo presente el alcohol, las drogas o ambos.

Tanto la delegada del Gobierno como el jefe provincial de Tráfico han reconocido que los datos de fallecidos en accidente de tráfico registrados en 2022 "no son buenos" y no lo serán mientras haya un solo deceso.

"18 muertos son muchos", ha afirmado Tolosa, quien, sobre todo, ha subrayado el incremento de fallecidos en vías urbanas. Como dato positivo sí ha aludido al descenso en el número de accidentes, sobre todo teniendo en cuenta el incremento de la movilidad registrado en todo el país (Quiñones ha indicado que ésta aumentó un 3% respecto a 2019 y un 11,7% si se compara con 2021).

Tolosa ha indicado que el grueso de los accidentes mortales se han registrado en las últimas 5 o 6 semanas del año, momento hasta el que el número de fallecidos había descendido. Sin embargo, se han dado a final de año siniestros mortales "muy, muy seguidos" --2 en Navidad y poco antes también-- que han hecho que los decesos se eleven.

Contador