Publicado 20/05/2022 13:27

Zubimendi (USO) afronta su último mandato con la intención de "restacar" Cantabria y reclamando el relevo generacional

Rueda de prensa del IX Congreso de USO Cantabria
Rueda de prensa del IX Congreso de USO Cantabria - USO

SANTANDER, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general de USO Cantabria, Mercedes Martínez Zubimendi, afronta el que será su último mandato con la intención de "rescatar" a Cantabria de la "parálisis" económica y social que padece por la falta de proyectos, y reclamando un relevo generacional de los agentes sociales y políticos de la Comunidad Autónoma.

Así lo ha dicho en la rueda de prensa con motivo de la celebración del IX Congreso de USO Cantabria, a cuyo liderazgo opta por tercera y última vez, y en la que ha estado acompañada por el secretario general USO Confederación, Joaquín Pérez Da Silva.

Ambos han destacado el crecimiento de USO en Cantabria, donde ya alcanza el 11% de la representatividad, y además en sectores "tan complicados" como el metal o la limpieza.

Zubimendi ha explicado que quiere que del congreso salgan las líneas fundamentales del programa de acción del sindicato, "para ponerse al servicio de la ciudadanía", con proyectos que "nos lleven a rescatar a Cantabria de la parálisis económica y social".

Tras recordar el panorama "descorazonador" que dibuja el análisis de los 40 años de autonomía, con datos que sitúan a la comunidad "a la cola de todo", la sindicalista ha criticado que Cantabria está "paralizada", con un Gobierno que "cuando empezó parecía que iba a ayudar" pero que se ha quedado "en nada; no hay proyectos". "Y cuando queremos implicar al Gobierno, nos encontramos la puerta en las narices".

Y es que está siendo "difícil" para USO participar en las mesas negociadoras pero "nos da igual". "Desde este congreso queremos salir unidos y concienciados de que desde la USO tenemos mucho que hacer por la ciudadanía de Cantabria. Por eso decimos que somos la fuerza sindical comprometida con el futuro de esta comunidad", ha dicho.

USO quiere que la forma de trabajar de los agentes sociales y políticos cambie, lo que será uno de los objetivos prioritarios del sindicato, "llevar propuestas y exigir", con la "libertad e independencia" de una organización que se financia al 94% por cuotas de afiliados.

Zumbimendi ha anunciado además que este será su último mandato, tanto por estatutos como porque "hay que renovar". "Apostamos por el cambio generacional; hay que seguir presentado proyectos nuevos", ha dicho, y ha emplazado a otros agentes sociales y políticos a que "piensen en la renovación generacional, que hay gente que vale y hay que darles su oportunidad".

Preguntada si, por ejemplo, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), puede estar ya "agotado", así como también los líderes de otros partidos, Zumbimendi ha respondido afirmativamente. "Todos los grupos tienen que mirarse el ombligo y ver que hay que renovarse; traer ideas nuevas porque hay que adaptarse a la realidad de la sociedad y ellos tienen que hacer lo mismo".

"La valía que tiene el presidente como persona o cualquier persona que está en los grupos políticos, chapó, y un respeto absoluto; pero es el momento que sus organizaciones se adapten a la realidad de esta sociedad cántabra. Es lo que pedimos, por edad o por inacción, o porque no han tirado del carro", ha señalado.

De cara a este tercer mandato, ha recordado que USO ha entrado en el Consejo Económico y Social de Cantabria en marzo de este año porque "los agentes sociales no entienden lo que es la pluralidad". Sí lo ha hecho "algún consejero del Gobierno y ha apostado por ello. Ha costado, porque ellos también han sido chantajeados, pero al final se ha conseguido". En este marco, USO seguirá colaborando para que el Ejecutivo regional "tenga bases y pueda recoger propuestas para el bien de Cantabria".

Un objetivo que el sindicato lleva a otros foros "y donde no se nos quiera, exigiremos". En este sentido, ha señalado que en la sesión de esta tarde del congreso participarán los partidos políticos y CEOE. "En este momento el diálogo es fluido" --de hecho el diálogo con la patronal ha permitido resolver conflictos colectivos, ha destacado--, excepto con UGT y CCOO, "que tienen unos intereses que no entienden la pluralidad", ha dicho.

Por su parte, Pérez Da Silva ha destacado el crecimiento de la USO en Cantabria en los últimos años, fruto del trabajo de la Ejecutiva regional encabezada por Zubimendi, cuyo informe de gestión ha sido aprobado hoy por unanimidad salvo una abstención.

Pérez Da Silva ha incidido en que "todo este trabajo bien hecho es a pesar de sufrir la Ley de Libertad Sindical (LOLS)", que no considera a USO sindicato más representativo en Cantabria pese a tener un 11%, apuntado que quizá lo sea por el "miedo a la independencia sindical" que da la autofinanciación, y censurando el "sectarismo" existente.

LEY DE PARTICIPACION INSTITUCIONAL

Respecto a la Ley de Participación Institucional, Pérez Da Silva ha apuntado que USO la recurrirá, criticando que se está negociando "a puerta cerrada, como se hace en todo el diálogo social". "Estamos practicando la mayor política de despachos que jamás ha habido en este país", ha asegurado. "Los agentes sociales van a negociar de pensiones, sobre el desempleo, y no sabemos lo que llevan encima de la mesa".

"¿Alguien sabe lo que ha pasado con el acuerdo con el empleo y la negociación colectiva", se ha preguntado, apuntando que UGT y CCOO reivindican un 3,5% de aumento para 2022 "con el IPC que estamos padeciendo. ¿Qué pusieron encima de la mesa los sindicatos y la patronal?", ha planteado.

También ha criticado que el actual diálogo social ha llevado a que España tenga "el peor empleo de Europa, unos salarios perdiendo poder adquisitivo desde 2018 del 8,5%. Tienen que dar cuenta a la sociedad de lo que han firmado".

Entre las cosas que se están negociando a puerta cerrada se ha referido al pacto de rentas "en el que cabe todo; vamos a ver qué nos quieren meter y a cambio de qué".

Respecto a la subida del poder adquisitivo de las rentas, el sindicalista ha abogado por negociar "convenio por convenio, sector a sector" porque los hay que "aguantan subidas sujetas al IPC".

"Abandonar por parte de CCOO y UGT la reivindicación de la cláusula de revisión del IPC de 2023 de una manera tan genérica, ni Rappel", ha comentado Pérez Da Silva. "Es una bajeza de rigor sindical que es mejor no sacar nada", ha sostenido.

También ha denunciado la falta de pluralidad sindical en un contexto en el que "el verdadero problema es que España no está preparada para un futuro con empleo de valor" sino que sigue mirando al turismo. "Todo el futuro del empleo se está dejando al adalid del sol: ese es el plan estratégico del Gobierno", ha lamentado.