Publicado 17/05/2022 12:15

CCOO y UGT acusan a Uvesa de hacer "un ERE encubierto" en Casarrubios y denunciarán el "cierre camuflado" de la planta

TOLEDO, 17 May. (EUROPA PRESS) -

CCOO y UGT han acusado a Uvesa de querer llevar acabo un "Expediente de Regulación de Empleo (ERE) encubierto" para los 61 trabajadores de la planta que tiene en la localidad toledana de Casarrubios del Monte y denunciarán judicialmente el "cierre camuflado" de la factoría que pretende hacer la empresa.

Así lo han asegurado en rueda de prensa el secretario regional de CCOO-Industria , Ángel León, el responsable de FICA-UGT de Toledo, Javier Mota, y la presidenta del comité de empresa de UVESA-Casarrubios del Monte, Sonia Talavera.

En este sentido, León ha mostrado el "total rechazo" de ambos sindicatos a la decisión de esta multinacional con su factoría en Casarrubios del Monte, formada por 61 empleados de los que el 90 por ciento son mujeres, de cerrar y trasladar a sus empleados a otras factorías de Cuéllar y Burgos.

"Estamos hablando de una multinacional con diversos centros de trabajo en el conjunto del país y miles de trabajadores repartidos por toda la geografía nacional, que inició su andadura en 2017 en la provincia con el procesado y la elaboración de pollos", ha matizado.

Una andadura, ha indicado el sindicalista, en la que se han puesto de manifiesto "muchos problemas" de gestión porque ha habido cuatro directores desde que inició su andadura hace cinco años. "Algo ha fallado y no ha sido un problema del conjunto de la plantilla".

Bajo su punto de vista, este traslado colectivo es un "ERE encubierto" con un "cierre camuflado" que el sindicato va a denunciar judicialmente cuando se inicie el proceso de negociación que comenzará la semana que viene, "para intentar que la Dirección de Uvesa no se salga con la suya".

En este sentido, ha lamentado que la empresa se esté llevando producción de la planta de Casarrubios a otros centros de trabajo o que trasladen maquinaria a otras plantas para que parezca que es un problema de mercado cuando "es un problema de la compañía".

El sindicato también se ha puesto en contacto con la Administración regional para conocer si la empresa ha tenido algún tipo de ayudas de la Junta a lo largo del periodo en el que ha estado en Casarrubios, con el fin de denunciar si no han cumplido con los compromisos de mantenimiento de empleo adquirido con esas ayudas.

"Se pretende ofrecer ese cambio de centros de trabajo en Cuéllar y en Burgos, con lo que eso acarrea para la las familias. Un cambio descomunal que vamos a pelar y a poner la carne en el asador durante el proceso de negociación que se abra a tal efecto", ha argumentado.

Este lunes culminó la mediación donde se plantearon paros parciales indefinidos por parte de la plantilla a partir de los próximos 15 días, que es cuando se pretende llevar a cabo esta medida de cierre, y, a partir de ahí, seguirán las movilizaciones con concentraciones en la fábrica o reuniones con el Ayuntamiento de Casarrubios y la Junta.

MEDIACIÓN SIN ACUERDO

De su parte, el responsable de FICA-UGT de Toledo ha explicado que la medicación de este lunes, donde las partes intentaron llegar a un acuerdo, no llegó a tal fin porque --ha añadido-- "la parte empresarial no quiere".

Es por ello por lo que ha indicado que el próximo 23 de mayo harán asambleas para explicar la situación, con paros parciales que se irán intensificando según vayan pasando los meses

"Creemos que la empresa es viable y que hay bastante trabajo para que lo sea aunque la Dirección diga que no", ha señalado, para agregar que las instalaciones son nuevas y que la empresa tiene una situación geográfica "privilegiada" en Casarrubios del Monte.

LAS TRABAJADORAS SE SIENTE ENGAÑADAS

Finalmente, la presidenta del comité de empresa de UVESA-Casarrubios del Monte ha afirmado que la pelea que están llevando a cabo es por defender su derecho al trabajo y al trabajo digno. "Nos sentimos engañadas por la empresa porque al ver ciertos movimientos, como llevarse producción a otras plantas, el Comité planteó la cuestión y nos aseguraron que nuestros empleos no corrían riesgo y que los de la platilla fija estaban asegurados", ha apuntado.

"Pero unas semana después nos reunieron para comunicarnos el traslado de la producción a Cuéllar y Burgos y la opción de los traslados, algo inviable porque nadie va a irse a otra ciudad donde no conoce a nadie y no tiene nada", ha manifestado.

También ha señalado que la planta de Casarrubios es viable y hay trabajo, lamentando que lo que no hay es organización. Así, ha puesto como ejemplo que "se produce mucho pero se tira más" y que este mes se han tirado 37.000 kilos de materia prima a la basura.

Más información