Publicado 23/02/2021 09:56CET

La centenaria Almazara de Tamajón afronta la recta final de su recuperación para uso turístico tras años de abandono

La centenaria Almazara de Tamajón afronta la recta final de su recuperación para uso turístico tras años de abandono
La centenaria Almazara de Tamajón afronta la recta final de su recuperación para uso turístico tras años de abandono - AYUNTAMIENTO

GUADALAJARA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Almazara de Muriel, ubicada en el municipio guadalajareño de Tamajón, fue construida a principios del siglo XX para convertirse en el molino de aceite más septentrional de la región, y más de 100 años después ya está lista para reconvertirse en un nuevo espacio museístico de la localidad.

Según explica el Ayuntamiento en nota de prensa, después de que a finales de los 60 cesara la explotación, y debido a que la titularidad del edificio no estaba clara, la almazara colapsó. Ya en los años 80 hubo un intento previo de recuperación por parte del Consistorio de Tamajón, pero las dificultades para acreditar la titularidad del edificio y la negativa de algunos de los que se creía eran propietarios provocaron el abandono del edificio.

SEIS AÑOS DE OBRAS

A partir del año 2015, y gracias a la labor coordinada del Ayuntamiento y del delegado municipal en Muriel, Ángel Valenciano, se salvaron todos los escollos administrativos, se demostró la propiedad municipal y comenzó la rehabilitación.

En primer lugar, se recopilaron y pusieron a salvo cuantas piezas y utillaje fue posible, antes de emprender la adecuada restauración, según proyecto del arquitecto municipal, Alfonso Criado.

Llevado a cabo fundamentalmente por la Brigada de Obras de Tamajón, se procedió al desescombro y cubrición del edificio y a la reconstrucción del muro norte que había caído, de manera que se ha conservado el 75% del perímetro original, reforzando, allí donde ha sido necesario, la cimentación del edificio.

Se ha instalado una puerta, similar a la de pino que había originalmente, y en el muro este de la edificación se ha empleado en la reconstrucción pizarra e instalado una claraboya para dar luz al interior. Además, en ese mismo muro, y en general en toda la construcción original se están destacando las juntas entre las piedras, para realzar el modo de trabajo tradicional.

Parte esencial del edificio va a ser la recuperación y restauración en todos aquellos elementos que ha sido posible de la antigua maquinaria utilizada para moler la aceituna. Así, los restos de la enorme viga de madera de pino que soportaba los mecanismos se van a mostrar a los visitantes en la zona de exposición al público con la que contará la Almazara recuperada.

Cilindros, postes, engranajes, canalizaciones pétreas, prensa de granito, piedra volandera para aplastar la aceituna en los capazos y hacerla bajar, mecanismos de madera de roble para el enganche del tiro de las caballerías que movían la prensa, e incluso los restos de las antiguas puertas, todo va a quedar expuesto en el lugar.

LLAMAMIENTO A LOS VECINOS

Además, el Ayuntamiento de Tamajón ha hecho un llamamiento a los vecinos de Muriel que quieran ceder las herramientas con las que se llevaba a cabo el trabajo olivarero para exponerlas en la Almazara.

El centro, con 180 metros cuadrados de extensión, también va a poder albergar actos sociales en el pueblo de Muriel.

Con la recuperación de La Almazara de Muriel, la próxima inauguración del Centro de Interpretación Arqueológico y Paleontológico de Tamajón, el Museo de las Botargas y Mascaritas de Almiruete y el horno vecinal de la misma localidad, el Ayuntamiento de Tamajón va a crear un itinerario turístico a través de estos espacios museísticos.

Contador