Actualizado 10/04/2007 21:57 CET

La Comisión Regional de Vivienda aborda el Decreto del Libro de Edificio y la normativa de calidad de la VPO

TOLEDO, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Vivienda y Urbanismo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Alejandro Gil, presentó hoy los dos asuntos tratados por la Comisión Regional de Vivienda, que fueron el Proyecto de Decreto del Libro de Edificio en Castilla-La Mancha y la normativa de calidad y diseño de la Vivienda Oficial Protegida (VPO).

Así, en rueda de prensa, Alejandro Gil hizo públicas los acuerdos adoptados por la Comisión Regional de la Vivienda en la reunión de hoy. A la reunión, aparte del consejero, acudieron representantes de otras Consejerías de la Junta, así como la Federación de Municipios y Provincias, miembros de cada partido político, de FERECO, de CC.OO. y UGT, del Colegio de Arquitectos y del Colegio de Aparejadores, de la Federación de Vecinos y de los Consumidores y Usuarios.

El debate de la reunión de la Comisión Regional de la Vivienda ha tenido dos asuntos fundamentales, a los que se refirió el consejero, como son el Proyecto de Decreto del Libro de Edificio en Castilla-La Mancha y la normativa de calidad y diseño de la Vivienda Oficial Protegida (VPO).

En primer lugar, Alejandro Gil habló del Proyecto de Decreto del Libro de Edificio, cuya aprobación viene obligada por la vigente Ley de Ordenación de la Edificación que existe en España y por el Plan de Vivienda de Castilla-La Mancha. Esta medida pretende proporcionar la información y la documentación necesaria al propietario, tras su inversión al comprar una vivienda, para sacarle de la "indefensión e incertidumbre", añadió.

De este modo, el consejero avisó que la Ley de la Ordenación en España obliga a que los promotores o constructores de la vivienda entreguen este Libro del Edificio a la comunidad de propietarios, donde se describa cómo se ha hecho esa vivienda, qué incidencias ha habido a lo largo de la construcción, los materiales utilizados y los consejos para el buen mantenimiento, puesto que si los promotores no lo hacen, no obtendrán la licencia de primera ocupación.

Así pues, según el Proyecto de Decreto del Libro de Edificio presentado por el consejero hoy, éste tiene que estar compuesto por tres carpetas: una carpeta de documentación, otra con los registros de calidad y una última para el uso y mantenimiento, que concierne no sólo a los agentes intervinientes en la construcción, sino también a los propietarios o usuarios.

Además, Alejandro Gil señaló que con esta medida se pretende igualmente facilitar a los profesionales que intervienen en la construcción de la vivienda la tramitación de este Libro del Edificio, por lo que ya se están redactando unas guías en formato papel y digital, que permitirán rellenar sólo los apartados indicados "de una manera ágil y homogénea", con anexos que recogen los formularios que hay que rellenar tras el convenio alcanzado con el Colegio de Aparejadores, según él.

Y, tras este trámite, el consejero indicó que tan sólo queda someter este Proyecto de Decreto a los servicios jurídicos de la Junta para trasladarlo al Consejo de Gobierno y que se apruebe como Decreto del Gobierno regional, con un periodo de aplicación de tres meses tras su publicación en el Boletín Oficial de Castilla-La Mancha.

NORMATIVA DE CALIDAD Y DISEÑO DE LA VPO

Por otro lado, el segundo asunto a tratar en la reunión de la Comisión Regional de la Vivienda fue la normativa referente a la calidad y diseño de las VPO, necesaria porque hasta ahora la regulación existente era del año 1969, ya que, según el consejero, "no está reñida la calidad con el precio".

En este sentido, algunas de las medidas más destacadas que se han planteado son las siguientes: una vivienda no puede tener menos de 40 metros cuadrados útiles; superficies mínimas de cada habitación; tendederos protegidos a la vista desde la calle; alturas libres de las habitaciones no inferiores a 2,5 metros; ascensores necesarios entre pisos con un desnivel superior a los 7 metros y una superficie mínima de los garajes de 20 metros cuadradros.

Tal como destacó Alejandro Gil, otro de los temas importantes que se recoge en esta normativa es la repercusión del precio del suelo sobre el de la vivienda, ya que, según él, "no se puede especular con el suelo cuando de VPO se refiere". Así, el consejero indicó que la repercusión del precio del suelo sobre el de la vivienda en Castilla-la Mancha está en 40 por ciento como mínimo, por lo que se estipula que dicha repercusión no podrá superar el 20 por ciento en VPO y el 25 por ciento en viviendas de precio tasado.

Del mismo modo, esta normativa se va a someter a los servicios jurídicos de la Junta, esperando el consejero su aprobación en el plazo de un mes como máximo.