Actualizado 22/03/2016 20:11 CET

Musulmanes C-LM sugieren aplicar pena de muerte a terroristas

CUENCA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La cadena de atentados perpetrados este martes en Bruselas ha sido condenada "enérgicamente" por el imán y presidente de la Federación de Comunidades Musulmanas de Castilla-La Mancha, Mohamed El Seyoufi, quien, además, considera "una desgracia" que algunas personas, en referencia a los terroristas, "no sepan valorar la libertad religiosa y general que no tienen en sus países de origen".

En declaraciones a Europa Press, El Seyoufi ha llamado a "reflexionar" en torno a la posible aplicación de la cadena perpetua o la pena de muerte "a este tipo de gente". Unas medidas que ha valorado como "adecuadas" porque, ha concluido, "esta gente desprecia su vida y la de los demás y eso tenemos que legislarlo de una forma u otra".

Igualmente, ha lamentado lo que ha calificado como "acciones asesinas" y ha admitido que los musulmanes españoles se sienten "solidarios con el pueblo belga". "Sentimos, de verdad, su dolor", ha agregado, para subrayar que "una vez más" el terrorismo "nos golpeó y esta vez tocó en Bruselas, como podría haber tocado en cualquier otro sitio".

A este respecto, aunque ha incidido en que los terroristas "no buscan un lugar concreto, sino hacer daño donde sea", a su juicio, este "crimen" podría tener conexión con la captura de Salah Abdeslam, quien, ha recordado, "tenía su grupo instalado en la zona". Por ello, ha instado a las fuerzas policiales a "llegar a ellos lo antes posible" para "darles su merecido".

"No los consideramos de los nuestros", ha advertido, en referencia a los atacantes, aseverando que son "ajenos de pensamiento, porque están entregando su propia vida", por lo que no cree que sus acciones "tengan un mensaje".

El Seyoufi ha defendido que la respuesta ante este tipo de atentados no puede ser "unilateral" porque, ha dicho, estos ataques tampoco son "un crimen cualquiera", sino la "lacra del siglo XXI" y frente a ella hay que actuar "codo con codo para pararla".

"Tenemos que ser activos", ha afirmado, para remarcar que, aunque "no somos especialistas", cuando a alguna persona "le llega una información debe ir a la policía para que esta pueda salvar nuestras vidas", dado que en el islam "tiene el mismo pecado el que no lo cuenta", porque, ha resuelto, "el daño es para todos".

"El trabajo debe ser más profundo, desde su país de origen", ha insistido, para añadir que el inmigrante "debe saber que es bienvenido cuando viene a buscarse la vida honestamente", pero también que, si "hace cualquier cosa, lo va a pagar muy caro". "No es lógico", a su entender, "tratar a los terroristas como si fueran criminales normales y que vivan en una cárcel como si fuera un hotel".