Cuenca estrena una red de itinerarios por la ciudad que han sido diseñados por estudiantes de Bellas Artes


Publicado 17/11/2015 15:17:01CET
Foto Presentacion Metropie
EUROPA PRESS/CUENCA

CUENCA, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cuenca estrena este martes una red de itinerarios peatonales accesibles y ciclistas trazado en la trama urbana de la ciudad con el objeto de constituir una base para la intervención artística, una experiencia piloto en la zona que existe entre el barrio de Villa Román y la Ronda Oeste. La iniciativa se ha bautizado como 'Metropie' y está compuesta por siete rutas que de forma radial y concéntrica recorren prácticamente toda la ciudad.

Esta red, según ha informado en nota de prensa el Consistorio, incluye itinerarios peatonales accesibles y ciclistas trazado en la trama urbana de la ciudad, y que según ha indicado en nota de prensa el Consistorio encaja perfectamente en la filosofía del Consistorio de Cuenca por la movilidad urbana sostenible'.

El profesor de la Escuela Politécnica encargado de este proyecto Jesús Alfaro ha dicho que forma parte de la actividad investigadora del Grupo de Investigación UrbedSo de la Escuela Politécnica de Cuenca y es el fruto de varios años de dedicación al pensamiento sobre la manera de incorporar las intervenciones artísticas en el proceso de mejora del espacio urbano.

Esta red de itinerarios peatonales, ha profundizado Alfaro, constituye una propuesta para la transformación de la movilidad en la ciudad de Cuenca, pues se trata de acondicionar para el tránsito peatonal una serie de calles y de itinerarios que apoyándose en las zonas verdes existentes, permitan interconectar los diferentes barrios de la ciudad entre sí y con todos los equipamientos, dotaciones y servicios que posee la ciudad.

Según el profesor, la iniciativa se ha denominado 'Metropie' en referencia a su condición de sistema de transporte peatonal. Y está compuesta por siete rutas que de forma radial y concéntrica recorren prácticamente toda la ciudad.

Entre los objetivos que el proyecto contempla, ha explicado, están los de mejorar la salubridad medioambiental, reducir el número de vehículos y su velocidad de tránsito por el casco urbano, aumentar las zonas verdes incorporadas a los itinerarios o mejorar la interconexión entre barrios.

La señalización se materializará por parte de los alumnos de escultura de la Facultad de Bellas Artes realizando intervenciones pictóricas sobre las diferentes tapas de infraestructuras urbanas existentes en las aceras de estos itinerarios.

Junto con estas intervenciones pictóricas de creación libre en el suelo, se preparará una pegatina informativa al lado de cada una que identificara ésta con respecto al itinerario completo y que incorporará un código QR, legible por cualquier smartphone que remitirá a una Web donde se explica el proyecto.

La pintura utilizada será sintética plástica sobre material de fundición de las tapas y se prevé la participación de unos 70 alumnos y una intervención de unas 150 a 200 tapas.

ENCUENTRO EN OSLO

Por otro lado y en base a este proyecto, ha añadido, un equipo formado por alumnos de la Facultad de Bellas Artes y de la Escuela Politécnica de Cuenca representará a la ciudad de Cuenca participará en el encuentro 'Youngsters Urban Planning Participation' entre ciudades europeas que se desarrollará el próximo día 23 de noviembre en Oslo.

El objetivo es exponer iniciativas, realizaciones, proyectos o metodologías que ayuden a incorporar a los jóvenes en la participación para el desarrollo del planeamiento urbanístico.

De su lado, la concejal delegada de Participación Ciudadana, Gracia P. Vigara, que ha explicado el Ayuntamiento organizó recientemente un taller sobre movilidad y calidad urbana, y una de las conclusiones que más votos obtuvo por parte de los asistentes fue la de recuperar y darle mayor protagonismo a la calle como red peatonal.

Vigara ha querido agradecer la elaboración del proyecto a sus promotores, la Escuela Politécnica de Cuenca, y a quien ha sido la persona que lo ha desarrollado, el profesor Jesús Alfaro, así como también a la Facultad de Bellas Artes por su colaboración, y especialmente a la profesora Herminia Martínez y sus alumnos.