El Gobierno regional devuelve a la naturaleza 16 cigüeñas recuperadas en el CERI de Sevilleja de la Jara (Toledo)

Suelta de cigüeñas
EP/JCCM
Actualizado 09/07/2010 21:06:30 CET

TOLEDO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha devuelto este viernes 16 cigüeñas blancas criadas en el Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara (Toledo) en un acto celebrado en un paraje cercano a Talavera de la Reina (Toledo) en el que participaron el delegado de la Junta en Toledo, Fernando Mora; el delegado provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Gustavo Martín; y la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Talavera, Rosa Bello.

Según ha informado la Junta en nota de prensa, Mora y Martín han resaltado que la recuperación y liberación de estas aves forma parte de la labor de protección de la naturaleza que lleva a cabo el Gobierno regional, a través de un importante esfuerzo inversor para mantener y desarrollar infraestructuras como el CERI de Sevilleja, que es un centro para la recuperación de las especies amenazadas y también un centro de referencia internacional por los distintos programas de investigación que lleva a cabo.

Mora ha puesto en valor el hecho de que es el centro de recuperación de avifauna más antiguo de España y hace más de 25 años que desarrolla labores tan destacadas como la recuperación, rehabilitación y reintroducción de individuos en el medio natural, y "el apoyo del Gobierno regional a este centro pone de manifiesto el fuerte compromiso del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda con la preservación de nuestro entorno natural".

Por otra parte, Martín ha explicado que estas 16 cigüeñas formaban parte de un grupo de aves y huevos que fueron rescatados de los nidos situados en el tejado de la iglesia de Alcaudete de la Jara (Toledo) que, el pasado 7 de abril, tras un hundimiento como consecuencias de las lluvias.

Agentes medioambientales, personal de CERI y personal destinado a la ejecución de las obras en la iglesia recogieron las aves y los huevos y se trasladaron al centro de Sevilleja para reintroducir en familias las cigüeñas ya nacidas y proceder a la incubación de los huevos.

UN TOTAL DE 62 HUEVOS

El responsable de Agricultura y Medio Ambiente ha resaltado que al CERI llegaron un total de 62 huevos, de los cuales 50 finalizaron con éxito su proceso de incubación de manera artificial y doce no llegaron a eclosionar por ser infértiles o por una muerte embrionaria en el transcurso de su incubación. De los animales que ingresaron ya nacidos, o que eclosionaron en las instalaciones del Centro de Estudios, 24 fueron introducidos en nidos naturales para su crianza por parte de padres adoptivos y 45 fueron criados a mano.

Martín ha resaltado que se ha procedido a la devolución de las 16 cigüeñas una vez verificado el correcto estado de salud de los animales que se sueltan en un paraje que reúne las condiciones óptimas para la reintroducción de estas aves criadas en cautividad.

En este sentido, el delegado ha concretado que este espacio cercano a la ciudad de Talavera cuenta con la presencia de individuos adultos que garantizan que los animales inmaduros tengan modelos conductuales a seguir, sobre todo, a la hora de realizar la migración. Así mismo, se trata donde hay presencia de cauces de agua en localizaciones cercanos y espacios de concentración y bandos de alimentación.

PRESENCIA ABUNDANTE EN TOLEDO

Martín ha destacado que aunque en la península Ibérica la cigüeña blanca está incluida en el catálogo nacional de especies amenazadas, como especie vulnerable, en Castilla-La Mancha se considera de "interés especial". "Y, a pesar de que en Toledo sea bastante habitual su presencia no ocurre lo mismo en el resto de la región".

Se trata de una especie migradora que se encuentra presente en la comunidad autónoma durante los meses de primavera y verano y que se desplaza a África en los meses invernales. De amplia distribución territorial, también posee una amplia variabilidad de hábitos alimenticios. Puede alimentarse de anfibios, reptiles, pequeños mamíferos roedores, aves inmaduras de reducido tamaño, insectos o, incluso, aprovechar residuos orgánicos humanos.