El Gobierno regional recuerda que la truficultura puede suponer una fuente de ingresos sostenible para la sociedad rural


Actualizado 12/02/2011 14:20:08 CET
guijarro feria trufa cuenca
EP/JCCM

CUENCA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente, José Luis Martínez Guijarro, ha afirmado que la truficultura puede incidir directamente en la generación de una fuente de ingresos "sostenible y ecológica" para la sociedad rural.

Así lo ha expresado el consejero en la inauguración de la II Feria de la Trufa, en el recinto ferial 'La Hípica' de Cuenca, donde ha estado acompañado por el director general de Política Forestal, Darío Dolz, el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Valiente y la Corporación municipal, ha informado la Junta en nota de prensa.

Martínez Guijarro ha apuntado que "este hongo se antoja como un recurso de extraordinario valor para el futuro de amplias zonas de montaña castellano-manchegas", y ha recordado que la truficultura es "una seria posibilidad para que amplias zonas rurales de las provincias de Cuenca y Guadalajara, las más desfavorecidas, dispongan de nuevas oportunidades de desarrollo".

Tradicionalmente, ha indicado, este recurso natural se ha venido explotando este como "un elemento más" de la economía local. "La Administración, a partir del agotamiento de los rodales naturales productivos de trufa negra, ha venido fomentando el establecimiento de plantaciones truferas con el fin de desarrollar y profesionalizar esta nueva actividad", ha asegurado el consejero, quien ha añadido que "existen numerosas empresas dedicadas al cultivo de setas de paja y champiñón, pero no ocurre lo mismo con especies micorrícicas comestibles, como es el caso de la trufa negra".

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente ha señalado también que la posibilidad de establecer plantaciones cultivadas para la producción de trufa "justo" en aquellas zonas marginales donde cualquier cultivo resulta "difícil o imposible" está contribuyendo a la forestación de superficies agrarias con la introducción de especies forestales autóctonas como la encina, el quejigo o el roble, "lo que evita la erosión, contribuye a la formación de paisaje y favorece la formación del suelo".

En este sentido, ha expresado que "nuestro programa de primera forestación de tierras agrícolas contempla la plantación de trufas", y ha destacado que "se da la circunstancia de que los terrenos más apropiados para la producción de trufas son los más pobres, los menos productivas para otro tipo de ejercicio agrícola, estamos seguros de que esta práctica supondrá un impulso para las economías de estos municipios y un instrumento para la fijación de población".

Por eso, ha subrayado que desde el Gobierno regional "apostamos por este tipo de proyectos y por eso haremos todo lo posible para impulsar su formación y divulgación, de modo que permita generar una dinámica favorable en la población local".

"La truficultura, siendo un sector innovador y de reciente aparición, requiere de personal que conozca bien el medio agrario y forestal. Debemos pues, favorecer la cualificación de estos productores y ayudarles en la búsqueda de un producto de alto valor económico y cuyo cultivo tiene bajo impacto ambiental", ha agregado.

PROGRAMA DE FORESTACIÓN

Este programa de forestación con trufa ha dado como resultado durante el año 2010 la implantación de 93,59 nuevas hectáreas truferas con 33 beneficiarios de una inversión total de casi 101.000 euros; 14,05 hectáreas son de Cuenca y 79,54 de Guadalajara.

En lo que respecta a Cuenca, la provincia, el consejero ha indicado que "tiene un gran potencial" para su desarrollo con una superficie apta para el cultivo de más de un 15.000 hectáreas, una superficie objeto de aprovechamiento trufero en masas naturales de encinas y quejigos (60.000 hectáreas) y una superficie potencialmente susceptible de ser objeto de truficultura, con 15.000 hectáreas.

Martínez Guijarro ha afirmado que en los últimos años Castilla-La Mancha ha experimentado un auge en la afición recolectora de setas y hongos. "Ésta se ha convertido en una actividad de gran importancia social, una circunstancia que puede incidir directamente en la generación de una fuente de ingresos para la sociedad rural y que tenemos que aprovechar para promover la aparición de nuevos profesionales, formados y cualificados", ha dicho.

El titular de Agricultura y Medio Ambiente ha declarado para finalizar que "la puesta en marcha del sector resultará en un impulso a la creación de empresas que desarrollen la planta, que ejecuten el proyecto de plantación y que después comercialicen el producto. También incrementará en número y en cualificación las empresas de la zona ya que toda la parte de inoculación y certificación de la planta genera importantes ítems de I+D+I".