La Unidad de Sexualidad y Reproducción asistida del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo cumple 25 años

medicos paraplejicos
EP/JCCM
Actualizado 04/12/2010 20:33:19 CET

TOLEDO, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, celebra veinticinco años de actividad dedicada a los pacientes con lesión medular.

Según ha informado la Junta en nota de prensa, este servicio "emblemático" ha asesorado en materia de sexualidad y reproducción a miles de pacientes y ha ayudado a la concepción de más de 140 niños en parejas donde uno de sus miembros tenía una lesión medular.

Una de la demandas más común de orientación en un hombre joven con lesión medular es saber si podrán tener hijos, según el jefe de Servicio de Rehabilitación del Hospital Nacional de Parapléjicos, Antonio Sánchez Ramos, quien apunta que en estos 25 años, desde la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida se ha puesto claramente de manifiesto que un parapléjico que no tiene una familia creada por sí mismo la puede generar con su pareja.

Las alteraciones orgánicas estaban condicionando mucho no sólo las respuestas, sino también las actitudes de un varón con parapléjia, pero en la actualidad "un varón puede conseguir la misma realidad en lo que se refiere a tener descendencia que otro que no tenga lesión medular", según ha afirmado el doctor Sánchez Ramos.

Los comienzos de la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida no fueron fáciles ya que según su artífice, el doctor Alberto de Pinto, "aquellas muevas técnicas de reproducción sonaban a chino". De Pinto ha recordado como "uno de los hitos más importantes" fue el día que llegó el primer vibroestimulador procedente de Holanda.

En el caso de la mujer la incidencia en la lesión medular es estadísticamente muy inferior y tiene características diferenciadas. Cada día mujeres jóvenes solicitan información a la Unidad sobre si se pueden concebir un hijo y cómo se desarrollaría su proceso de maternidad. La respuesta es que tanto una mujer parapléjica como tetrapléjica puede quedar embarazada.

El proceso de embarazo y parto presenta algunas peculiaridades que no son insalvables desde el punto de vista médico y que tiene que ver con el tipo de lesión. "Si es una lesión alta por encima de la metámera C-7, puede haber crisis vegetativa que controlamos con una epidural", ha explicado Sánchez Ramos, quien ha señalado además la necesidad de controlar un potencial aumento del número de infecciones. Otro tema fundamental es que el inicio del parto se produzca en el hospital y no en el domicilio de la paciente.

"El éxito cambió las cosas y afortunadamente el primer embarazo, en la planta 1º NE, fue un punto de inflexión para que el hospital y los médicos se implicaran y todo fuera más fácil", ha indicado. El primer bebé nacido fue una niña y se llama Laura.

"Cuando miro atrás veo que una de las cosas de mi vida de la que más orgulloso me siento es haber sido el maquinista que puso en marcha la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida, y posteriormente con la ayuda inestimable del doctor Sánchez Ramos", ha afirmado Alberto de Pinto.