Actualizado 08/07/2015 01:14 CET

El 9,5% de los 453 vehículos controlados en las carreteras de CyL por el sistema Pegasus fue denunciado

VALLADOLID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 43 de los 453 vehículos controlados por el sistema Pegasus en las carreteras de Castilla y León, el 9,5 por ciento, fue denunciado por circular a una velocidad superior a la permitida entre el pasado 27 de mayo y el 11 de junio.

Según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en un comunicado recogido por Europa Press, la velocidad media a la que circulaban los conductores denunciados fue de 28 kilómetros por hora por encima a la estipulada en la vía. Aún así, la velocidad máxima detectada y denunciada en una autovía con límite de 120 fue de 171 kilómetros por hora.

En carreteras con límite de 100 kilómetros por hora se detectó un vehículo a 154 kilómetros por hora, y en el caso de carreteras limitadas a 90, la velocidad máxima a la que fue interceptado un conductor alcanzó los 116 kilómetros por hora.

NUEVO PEGASUS

La Dirección General de Tráfico, a nivel nacional, tiene ya en funcionamiento un nuevo Pegasus que se suma a los tres que están en funcionamiento y cuyo fin es controlar la velocidad en las carreteras, principalmente las vías convencionales, "que son las más peligrosas y donde se produce el mayor número de accidentes y fallecidos".

Este nuevo radar se incorpora a uno de los doce helicópteros de que dispone la Dirección General de Tráfico (DGT). Los cuatro Pegasus ya en servicio operan la vigilancia de las carreteras de Levante, Galicia, Castilla y León, Asturias, Cantabria, Zona Centro y Andalucía.

Está previsto que en las próximas semanas un quinto Pegasus entre en servicio para de esta forma terminar de cubrir todas las regiones españolas.

UN FACTOR DE RIESGO

El análisis de los datos de siniestralidad de 2013 indican que la velocidad estuvo presente en el 11,5 por ciento de los accidentes mortales que ese año se produjeron en las carreteras de Castilla y León.

Esta cifra va en la misma línea del estudio que la DGT realizó sobre velocidad libre en las carreteras españolas, es decir, velocidad a la que circulan cuando hay muy poco tráfico, nula presencia policial o de vigilancia, buen tiempo y tramos rectos, con ausencia de entradas y salidas y con poco o nulo desnivel.

En dicho estudio se destacan una serie de datos que nos indican que a nivel nacional en carreteras convencionales el 39 por ciento de los vehículos superaban la velocidad límite establecida mientras que el 13 por ciento rebasaba el límite en más de 20 kilómetros por hora, lo que significa el doble de vehículos registrados con este exceso que en las vías desdobladas, en donde el porcentaje de vehículos que rebasaban el límite en 20 kilómetros por hora fue del 6,5 por ciento.

En Castilla y León, en estas vías convencionales se produce el 77 por ciento de los accidentes con víctimas mortales.

Por último, un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que a partir de 80 kilómetros por hora es "prácticamente imposible" que un peatón se salve en un atropello, mientras que a 30 kilómetros por hora el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10 por ciento.

Para leer más