Aprobado el I Plan de Acción por inundaciones en Valladolid, ciudad calificada con riesgo "alto" para la población

Crecida del Pisuerga a su paso por Valladolid
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 10/10/2018 18:17:43CET

Un evento excepcional en el Pisuerga, que podría ocurrir una vez cada 500 años, anegaría zonas de Villa del Prado, la Victoria y Rondilla

VALLADOLID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado este miércoles el primer Plan de Actuación ante el riesgo de inundaciones, recomendado por la normativa regional Inuncyl, la cual señala a la ciudad vallisoletana con nivel de peligrosidad A y un riesgo alto para la población.

El Plan de Actuación Municipal, aprobado este miércoles, tiene como objeto hacer frente al riesgo de inundaciones que se pueda presentar en su ámbito territorial, que será el Término Municipal de Valladolid, así como garantizar la actuación rápida, eficaz y coordinada de todos los recursos disponibles, ya sean públicos o privados.

Durante los últimos años, el Ayuntamiento ha regido sus actuaciones en esta materia por una Guía de Respuesta elaborada hace tiempo, que "ha sido un documento eficaz para la gestión del riesgo", pero en los últimos años se habían producido muchos cambios relacionados con el estudio y prevención de las inundaciones, así como con la gestión de las emergencias derivadas de estas.

La entrada en vigor de nueva legislación, principalmente desde la aprobación del Plan de Inundaciones de Castilla y León (Inuncyl), que aconseja a los órganos competentes de los municipios o entidades locales que se encuentren afectados por este riesgo a la elaboración del correspondiente Plan de Actuación Municipal, hacen necesario que el Ayuntamiento de Valladolid elabore y apruebe su Plan de Actuación Municipal ante el riesgo de Inundaciones para Valladolid.

El Plan Inuncyl se establece como Plan Director de la planificación territorial de ámbito inferior que se desarrolle en la Comunidad ante este riesgo y define el contenido mínimo para los Ayuntamientos y entidades locales que, por su situación en zonas de potencial riesgo de inundaciones, deben tener en cuenta para la realización de los Planes de Actuación Municipal.

En su Anexo V, 'Clasificación de núcleos de población en función del riesgo poblacional' el Inuncyl hace un estudio del riesgo y establece la clasificación de los núcleos de población de Castilla y León y su categorización. En esta clasificación, principalmente debido al gran número de población que se puede ver afectada, Valladolid presenta un nivel de peligrosidad A y un riesgo de la población Alto.

El nivel A corresponde a núcleos que están situados en llanuras de inundación y que en su totalidad o parte de los mismos están dentro de áreas inundables, presentando además una frecuencia de, al menos, 2 eventos desde 1959 y 15 ó más en el histórico. Además, el núcleo de Puente Duero tiene nivel C de peligrosidad, por estar en una llanura inundable pero no haber registrado sucesos, mientras que el riesgo poblacional es medio.

El documento recoge también una previsión de riesgos por posibles desbordamientos de los distintos cauces y las zonas que se verían afectadas.

En el caso del Pisuerga, no existe riesgo de inundación frecuente --una cada diez años--, pero sí ocasional --cada 100 años-- y que tendría unas consecuencias similares a las de la crecida de marzo de 2001. Un caso excepcional, que ocurriría una vez cada 500 años, inundaría, además de Arturo Eyries e Isabel la Católica, zonas como la plaza de Poniente, Francisco Suárez, El Palero, Huerta del Rey, partes de Villa del Prado, La Victoria y La Rondilla, así como San Quirce-San Pablo, afectando a los bajos de los edificios de viviendas, locales comerciales y sótanos.

El Esgueva sí que presenta riesgo de que ocurra una crecida con probabilidad frecuente que llegue a los barrios de Los Santos y Pilarica e inundaría las zonas próximas al tramo entre los puentes de Templarios y Gabriel y Galán en la margen izquierda. Ocasionalmente (cada 100 años) la crecida podría llegar hasta la ronda por el margen derecho y, por el izquierdo, afectaría a los barrios de Pajarillos, Delicias, Vadillos, Batallas y parte de Rondilla, hasta la desembocadura con el Pisuerga.

Además de lo anterior, una situación excepcional, con riesgo de ocurrir una vez cada 500 años, llegaría también a la ronda y a los barrios de España y San Pedro Regalado.

El Duero, a su paso por Puente Duero, presenta riesgo de inundación frecuente, que afectaría a las viviendas más próximas al cauca, con probabilidad una vez cada diez años; de manera ocasional --una vez cada siglo-- el desbordamiento podría afectar a la zona comprendida por la calle Romeral, c/ Real hasta la altura de c/Puentecillo y la carretera. Por el margen izquierdo, anegaría toda la población, mientras que existe un riesgo de situación excepcional que inundaría la totalidad del pueblo.

El Plan de Acción también recoge los riesgos por crecidas en puentes como el Mayor, el de la calle Valle de Arán en el Esgueva, el medieval de Puente Duero.

INUNDACIONES POR TORMENTAS

Igualmente, se contemplan los riesgos de "inundaciones 'in situ' por tormentas, así, se señalan como zonas de mayor peligrosidad por una tormenta ordinaria --menos de 25 milímetros de lluvia-- los Pajarillos bajos --calles Cigüeña, Tórtola, Salud e inmediaciones del Mercado Central--, y Portugalete y La Antigua en el centro.

Una tormenta extraordinaria --más de 25 mm-- anegaría zonas como los túneles de San Isidro, Labradores, Vadillos y el peatonal de Arco de Ladrillo, zonas de los polígonos de Argales y San Cristóbal, la avenida de Gijón en el cruce con la plaza San Bartolomé, calle Mieses con avenida Vicente Mortes, avenida de Salamanca --entre Doctor Villacián y el Palero--, paseo de Zorrilla en el cruce con Doctor Quemada, plaza de San Nicolás, paseo del Renacimiento y la calle Padre José Acosta.

FASES DEL PLAN

Así mismo, recoge la estructura, organización y funciones de los distintos órganos municipales en caso de que se active el Plan, que cuenta con varias fases como las de alerta --información meteorológica e hidrológica que pueda atisbar una evolución desfavorable y que se produzcan inundaciones--; y emergencia --cuando se determine que la inundación sea inminente o ya se haya producido--.

La fase de emergencia puede tener tres situaciones, un nivel 0, cuando se prevean inundaciones o ya se hayan iniciado en algunos puntos con posibilidad de riesgo para personas y bienes; nivel 1, cuando afecten ya a personas y bienes pero pueda atenderse con los medios propios del Plan; y nivel 2, cuando sea necesaria la colaboración de otras administraciones.

Una tercera fase es la de recuperación, con la intervención en zonas afectadas, tareas de rehabilitación de servicios, etc.

Finalmente, el apartado séptimo del Plan recoge las medidas de protección a la población y a los bienes, la información y otro tipo de actuaciones.

En el Anexo VI de este Plan de Actuación Municipal, con el título de "Inundaciones históricas en la ciudad de Valladolid", se recoge una relación de los distintos episodios de inundaciones sufridos en los últimos años y de los cuales se tiene constancia por diversos medios.

Entre estas inundaciones, podemos destacar por los efectos ocasionados y por la proximidad de la fecha en que se produjo, la crecida que experimentó el río Pisuerga el día 6 de marzo de 2001, con 2340 m3/s de caudal, que afectó a numerosas zonas de la ciudad, entre ellas las partes bajas del barrio de Arturo Eyries.

Pero el documento también da importancia al río Esgueva, "que no por ser menos caudaloso es menos peligroso". "Somos conscientes que Valladolid puede verse afectado por este riesgo en cualquier momento y para lo cual estamos obligados a estar preparados, señalan fuentes municipales.