Asociación Víctimas de Violencia de Colombia cree que la espiritualidad ayuda a reencontrar el sentido de la vida

Actualizado 04/07/2015 7:09:34 CET

ÁVILA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Asociación de Víctima Visibles de Colombia, Diana Sofía Giraldo, ha asegurado que quienes han sido víctimas de violencia "pueden encontrar en la espiritualidad el pleno sentido de sus vidas" al tiempo que ha precisado que es necesario hacer visibles a esas víctimas para que puedan hacer "catarsis publica de su dolor".

Giraldo, que desde mañana participa en el V Congreso de Antropología que se celebra en Ávila bajo el título 'De Víctimas a Super-Vivientes', ha aseverado que "en la dimensión espiritual las víctimas de la violencia pueden reencontrar el sentido de sus vidas".

Asimismo, en una entrevista concedida a Europa Press, ha insistido en la necesidad de que es necesarios visibilizar a las víctimas para que sepan que "no están solas, que son escuchadas por la sociedad y que su tragedia l interesa a otros" lo que contribuye "a su proceso de sanación y dignificación".

En el caso que conoce, en Colombia, Diana Sofía Giraldo ha reconocido que se logró aprobar "una ambiciosa ley" para reconocer "los derechos a la verdad, la justicia y la reparación" de las víctimas pero ha precisado que este texto legal se ha quedado "en el papel y sus pocos logros se miden sólo en términos de indemnizaciones".

Al respecto, Giraldo ha precisado que en Colombia se empezó a escuchar a las víctimas "y a darles interlocución" pero entonces los "reflectores mediáticos" se trasladaron "a los víctimarios, mientras que a las víctimas se las conminaba a perdonar y se les carga sobre sus hombros el peso de la reconciliación, aún antes de ser reconocidos sus derechos".

Para la presidenta de la Asociación Víctimas Visibles la sociedad no ha sido capaz "de escuchar a conciencia" a quienes han sufrido violencia "porque es más fácil tratar de solucionar sus necesidades básicas que compadecerse en su dolor" y ha alertado de que en Colombia se corre el peligro de instrumentalizar a las víctimas "al querer trivializarlas y reducirlas a amigas o enemigas del proceso de paz".

Asimismo, Diana Sofía Giraldo ha aseverado que las víctimas son olvidadas "porque es un grupo población al que muchos consideran incómodos" ya que apelan a la conciencia "de quienes prefieren permanecer en un silencio cómplice".

Giraldo y su experiencia de trece años trabajando en la Fundación le ha permitido constatar que los procesos de sanación y dignificación "se dan con mayores resultados en "quienes han participado en procesos socioespirituales, en quienes han despertado a la plena conciencia de ser hijos muy amados de Dios", es lo que ha definido como "la recuperación de la autoestima divina".

Asimismo, esa experiencia y años de trabajo en la Fundación han puesto de manifiesto, según Giraldo, que las víctimas que hoy están sanas emocionalmente "son las que recorrieron un camino espiritual, las que unieron su sufrimiento a la cruz de Cristo, las que donaron su dolor por la redención de otros, las que se liberaron de las cadenas de odio, dolor y el resentimiento".

Estas personas, según Diana Sofía Giraldo "se han convertido en seres extraordinariamente solidarios, compasivos, que dedican su vida, como ángeles guardianes, a evitar que su tragedia se repita".

Para esta mujer luchadora los valores no se han perdido "pero subyacen en una sociedad de consumo que los desaparece en la propaganda y en la instrumentalización" pero confía en las posibilidades del ser humano y así pone el ejemplo de esas víctimas "que se han reencontrado en su dignidad y han transformado el dolor extremo en amor a la humanidad porque se reconocen como hijos amados de Dios".

Para leer más