Actualizado 09/10/2011 14:51 CET

La CHT aplica técnicas de bioingeniería en la restauración fluvial de la Garganta de Chilla en Candelada (Ávila)

Garganta De Chilla En Candeleda (Ávila)
Subdelegacón AV

ÁVILA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) ejecutó esta actuación de bioingeniería en la Garganta de Chilla, en el término municipal de Candelada (Ávila), en concreto la zona de estudio se encuentra en la falda sur de la Sierra de Gredos, en el tramo final de la garganta hasta la carretera CL-501 entre Candeleda y Madrigal de la Vera, informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Los trabajos culminaron en la segunda mitad de 2010, ante la "gran erosión en su margen izquierda a su paso por el término municipal de Candelada", ya que había provocado cambios fundamentales a lo largo de su trazado en la zona aluvial, como el encajamiento del lecho abandonado el río los múltiples canales secundarios de crecida que se encontraban conexionados al cauce principal y motivando la reducción general del área inundable, incrementada en algunos puntos como consecuencia de la ocupación del cauce por el hombre y la construcción de más de 1.800 metros de diques-escollera.

Esto había provocado una importante transformación del cauce de la garganta de Chilla, que pasa de ser en el año 1956 de tipo multicanal somero, con gran capacidad de cambio y utilización de los canales secundarios de crecida a un patrón de canal único con barras laterales y mayor tendencia a erosionar las márgenes y migrar lateralmente en puntos localizados.

Así, para paliar la erosión en este tramo de la garganta, se determinó que la mejor actuación consistía en recuperar los canales secundarios de crecida que existían antaño y recuperar una zona inundable de unos 1.800 metros de longitud", indicaron.

Para ello se crearon nuevos cauces secundarios de crecida con sus correspondientes pozas en la zona central se han consolidado islas entre los canales mediante técnicas de bioingeniería, como el entramado vegetal, las empalizadas o las escolleras vivas.

La parte más gruesa de los materiales extraídos se destinaron a rellenar las pozas existentes y para formar la base del talud de la margen izquierda, evitando así su erosión.

La actuación se enmarca dentro de la línea de I+D+i del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino para el estudio de la aplicación de técnicas de bioingeniería aplicadas a la restauración fluvial con el fin de observar su bondad y hacerles un seguimiento a lo largo de varios años que permita determinar las técnicas más favorables y las que mejor se adaptan a los distintos ecosistemas fluviales.

Esta línea de investigación forma parte de la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos (ENRR), y esta actuación se ha ejecutado con cargo al 'Proyecto de Conservación y acondicionamiento de cauces en la provincia de Ávila', que la Confederación Hidrográfica del Tajo realizó con un presupuesto de cerca de 109.000 euros, con cargo al presupuesto de la Dirección General del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.