Condenado a 15 meses por robar en la casa en la que trabajaba

Actualizado 21/07/2019 12:34:57 CET
Edificio de los juzgados de Valladolid.
Edificio de los juzgados de Valladolid.EUROPA PRESS. - Archivo

   Se llevó joyas que vendió por 750 euros y la amiga, multada como cooperadora, lo contó mientras se les investigaba por hechos similares

   VALLADOLID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una sentencia del Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid ha condenado a 15 meses de prisión a un hombre de 32 años, M.A.G.C, por aprovechar la "inteligencia límite" de una amiga para llevarse joyas de la casa donde trabajaba ésta y que después vendió por 750 euros.

   El fallo, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, condena por un delito de hurto al varón a 15 meses de prisión, mientras que a la mujer, D.M.D.P, de 41 años, la considera cooperadora necesaria del delito y le impone un mes y 15 días de prisión --que se sustituye por una multa de 270 euros-- al apreciar la eximente de alteración mental y la atenuante de arrepentimiento espontáneo. Ambos deberán, además, indemnizar a la víctima del robo con 750 euros, ya que no se pudieron recuperar las joyas.

   Precisamente D.M.D.P. fue la que puso en conocimiento de la Policía Nacional el hurto cuando se la interrogaba en el marco de una investigación a ambos por otros hechos similares que llevaba a cabo un juzgado de Instrucción de Valladolid.

   Los hechos se remontan al 22 de mayo de 2017, cuando M.A.G, quien mantenía entonces una relación de amistad con D.M.D.P, aprovechó la "debilidad intelectual" de la mujer, que se considera probada con los informes forenses, para presentarse en el domicilio en el que ésta trabajaba desde nueve meses antes con la excusa de enseñarle y venderle un teléfono móvil.

   Sin embargo, el acusado aprovechó su estancia para entrar en la habitación de la vivienda y llevarse dos medallas, un anillo y dos cadenas, todas las piezas de oro, hechos que la empleada sabía que estaba cometiendo pero no trató de impedir. Después, el individuo vendió las joyas por 750 euros en un establecimiento de compra de oro y se quedó con el dinero.

LA ACUSADA DESVELÓ LOS HECHOS

   Más de dos meses después, sin que la propietaria hubiera echado en falta las joyas --al no ser de uso habitual, sino heredadas de familiares-- y sin que se estuviera investigando este hurto, D.M.D.P. contó "espontáneamente" a la policía lo ocurrido mientras la interrogaban por otros hechos similares por los que los mismos acusados fueron investigados.

Para leer más