Publicado 04/12/2020 12:53CET

Hosteleros de Salamanca reabren con aforos reducidos en interior y apenas gente en las terrazas debido al frío

SALAMANCA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los bares y restaurantes han podido volver a abrir un mes después y lo han hecho con aforos del 33 por ciento en interior, y con terrazas que muchos de ellos no han llegado a colocar por las bajas temperaturas con las que ha amanecido la ciudad.

En torno al medio día, la Plaza Mayor ha vuelto a mostrar la tradicional imagen del ágora con terrazas, aunque con sillas vacías a primera hora debido a que los termómetros apenas superaban los cero grados.

Situación similar en otros puntos habitualmente transitados por aquellos que disfrutan del café y pincho de media mañana, como la calle Rúa Mayor, donde, en torno a las 12.00 horas, solo había dos terrazas de las numerosas que habitualmente llenan la zona y donde, incluso, había establecimientos de hostelería cerrados.

Sobre esta postura, horas antes de la reapertura, el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería, Álvaro Juanes, ya avanzaba la intención de algunos de los empresarios del sector de no abrir por la limitación de aforos en el interior del 33 por ciento y del toque de queda a las 22.00 horas, medidas que hacen "difícil" la viabilidad de los negocios y recaudaciones con las que "no se llega ni por asumo a salvar los muebles", tal y como reconocía.

Al mismo tiempo que se ha producido la reapertura, una vez se ha hecho operativa la decisión de la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Salamanca ha vuelto a restringir el tráfico en calles que durante los últimos meses han contado con terrazas ampliadas.

Los bares y restaurantes han podido ocupar espacios de aparcamiento que el consistorio les cedió desde mayo para poder colocar mesas fuera, espacios que volvieron a su uso habitual de estacionamiento de coches durante las últimas semanas de cierre hostelero y que ahora han recuperado su uso para la hostelería.

CALLES PARA TERRAZAS Así, el consistorio ha cerrado de nuevo el tráfico en la calle Correhuela, desde Bermejeros hasta Pozo Amarillo; la calle Pozo Amarillo, desde Correhuela hasta Plaza del Mercado; la Plaza del Mercado; la Plaza del Poeta Iglesias; la calle San Pablo, desde Poeta Iglesias hasta Juan de la Fuente; las calles Quintana, Juan del Rey, Prado e Íscar Peyra, hasta Cuesta del Carmen; las calles Varillas, Gonzala Santana, Consuelo, Plaza de San Justo y Miñagustín; así como la calle Caldereros y Plaza de Colón.

Asimismo, ha restringido el paso de coches en la Plaza San Juan Bautista; la calle Perdones; la calle Santa Teresa, entre Plaza San Juan Bautista y Condes de Crespo Rascón; la calle Madre Bonifacia Rodríguez Castro; y ha peatonalizado la zona del Parque Garrido, en la que se han cerrado al tráfico la Calle Ávila, en el tramo del parque, y la calle Juan de la Cierva, también en el tramo del parque.

Otra de las zonas afectadas es la zona de Van Dyck, únicamente entre las 12.00 y las 00.00 horas, y la zona de la Plaza del Oeste, sin posibilidad del paso de coches por parte de la calle Melchor Cano y de la propia Plaza del Oeste.