Actualizado 20/12/2010 17:37 CET

Lingüistas y expertos en vino desgranan en un libro el "encanto" de la lengua y el saber popular vitivinícola

El investigador y profesor Miguel Ibáñez.
EP

'Vino, lengua y traducción' recoge los trabajos de los 43 participantes en un congreso internacional de la UVA

VALLADOLID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Lingüistas, traductólogos, traductores y especialistas vitivinícolas de varios países participan en un libro editado por el Secretaría de Publicaciones de la Universidad de Valladolid (UVA) en el que se descubre el "encanto" de las miles de palabras que conforman la lengua de la vid y el vino.

La obra, con título 'Vino, lengua y traducción', recoge 43 trabajos de otros tantos autores que desgranan la terminología, la lexicografía, la traducción, el análisis de géneros o la relación del vino con la literatura y el cine.

Todos ellos son fruto del II Congreso Internacional sobre la Lengua de la Vid y el Vino y su Traducción, celebrado hace dos años en el campus de la UVA en Soria y organizado por el Grupo de Investigación Reconocido Girtraduvino, "pionero" en su labor de impulsar el conocimiento de las lenguas de especialidad y su traducción para mejorar la comunicación en sectores concretos como el vitivinícola.

La antigüedad de la vinicultura ha generado un "rico" acervo de términos específicos cuyo traslado a otras lenguas en ocasiones da lugar a problemas, según explica a Europa Press el director de Girtraduvino, Miguel Ibáñez Rodríguez, uno de los autores de la publicación y profesor de la UVA en Soria.

Sólo en francés, por ejemplo, existen 9.600 conceptos para designar a las diferentes variedades de vid. Así, aunque en la actualidad la terminología "ha trascendido bastante" a la lengua coloquial por el auge del enoturismo o los cursos de catas, existe dificultad para traducir los miles y miles de palabras de la "compleja" lengua de los caldos.

"Es muy rica desde el punto histórico y dialectológico. Al tiempo que los manuales y los técnicos tienen su propia lengua culta, el pueblo ha conservado el cultivo tradicional", señala Ibáñez, quien indica además que el del vino es un mundo en el que "actualmente se innova mucho", por lo que el nacimiento de nuevos términos es una constante.

Además, como destaca, cada región e incluso cada municipio aporta su propio léxico. En España, Castilla y León es una de las comunidades donde más conceptos se generan. "Al respiradero de las bodegas tradicionales aquí se le llama zarcera, y cuando no se produce un buen cuajado de la uva, se habla de la cierna o corrimiento", ilustra este experto riojano de origen vallisoletano.

DIFUSIÓN INTERNACIONAL

'Vino, lengua y traducción', en la que participan especialistas de España, Italia, Francia, Alemania, China y Estados Unidos, está dirigida a traductores, lingüistas y profesionales del sector del vino, aunque también a los "nuevos expertos" en la materia, surgidos del apogeo de actividades vinculadas al entorno de los caldos.

El libro, continuación de otra obra publicada en 2006 ('El lenguaje de la vid y el vino y su traducción') confía en alcanzar difusión internacional. De hecho, Ibáñez asegura que ya hay peticiones para enviarlo a Italia, Alemania, Argentina, Brasil y Estados Unidos.

Asimismo, destaca que esta "amplia" proyección mundial es el reflejo del impacto de Girtraduvino fuera de España. "Poco a poco nos vamos convirtiendo en referente, no existe otro grupo en el mundo dedicado de manera específica con nuestra misma proyección", reconoce este investigador, quien avanzó que ya se trabaja en la nueva edición de su Congreso Internacional, que tendrá lugar del 6 al 9 de abril de 2011.

'Vino, lengua y traducción' se acompaña de un CD en el que se incluyen 29 de los 43 trabajos.