Actualizado 06/03/2016 19:04 CET

Más de 17.000 castellanoleoneses no tienen acceso a Internet a través de las operadoras convencionales, según un estudio

VALLADOLID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 17.000 castellanoleoneses no tienen acceso a Internet a través de las operadoras Convencionales de ADSL, Fibra Óptica o WiMAX, según ha revelado un estudio realizado por la operadora de servicios por satélite Quantis elaborado con datos de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones.

En concreto, Burgos es la provincia "más desconectada", donde más de 4.000 vecinos no tienen acceso de calidad a la Red. Le siguen León, con 3.543 y Soria con cerca de 2.300 habitantes sin conexión. Tras ellas se sitúan Salamanca, Segovia, Zamora, Ávila, Palencia, y Valladolid, según ha informado esta operadora en un comunicado recogido por Europa Press.

El estudio ha señalado que hay zonas de Castilla y León donde también hay "numerosas empresas", en su mayoría pymes, que "ven dificultad en su actividad empresarial" por la ausencia de unas comunicaciones "vitales para el negocio".

El 'ranking' de los municipios "en blanco" lo encabezan Valdelugueros (León), con 538 vecinos, y Cepeda (Salamanca), con 365. Le siguen Vilahoz (Burgos) y Peranzanes (León), donde los vecinos carecen de cobertura o esta es "de baja calidad".

Según ha explicado el director general de Quantis, Aquilino Antuña, las zonas "en blanco" existen "en todas las provincias" e incluyen polígonos industriales, zonas suburbanas y municipios de tamaño medio donde las conexiones de banda ancha tienen "escasa calidad o simplemente no existen".

Por comunidades, la lista de "ciudadanos desconectados" la encabeza Castilla La Mancha, Castilla y León, Aragón y Valencia. En paralelo, un 60 por ciento de los hogares españoles navega por encima de los 30 Megabits por segundo.

La Ley General de Telecomunicaciones incorpora el objetivo de "lograr la universalización" del acceso a Internet a diez Megabits por segundo en 2017 y a 30 Megabits por segundo en 2020, además de conseguir en dicho año que al menos el 50 por ciento de los hogares puedan disponer de acceso a servicios de velocidades superiores a 100 Megabits por segundo.