Actualizado 10/02/2022 17:57

Penas que suman más de 15 años para los cuatro 'narcos' de la 'Persuva' por montar un punto de venta en Íscar

Uno de los acusados, de espaldas, durante el juicio que ha quedado visto para sentencia este viernes en la Audiencia de Valladolid.
Uno de los acusados, de espaldas, durante el juicio que ha quedado visto para sentencia este viernes en la Audiencia de Valladolid. - EP.

VALLADOLID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Valladolid ha condenado a penas que suman más de quince años de cárcel a cuatro personas, entre ellas una pareja de Íscar, que fueron detenidas en la 'Operación Persuva' por montar un punto de venta de sustancias, fundamentalmente de anfetamina y MDMA, en dicha localidad vallisoletana.

El juicio se celebró el pasado día 17 de enero y entonces la referida pareja, Francisco Javier G.M. y Ana Belén D.R, que regentaba el punto de venta de droga en Íscar, llegó ya a una sentencia de conformidad, una vez reconocida su culpa, consistente en tres y dos años de cárcel y multas de 4.000 y 2.000 euros, respectivamente, con lo que únicamente quedaba por dilucidar la suerte de los otros dos encausados que mantuvieron su inocencia y se negaron a pactar una condena.

Se trata de Daniel M.M. y Víctor L.O, cuyas versiones exculpatorias no han tenido éxito por cuanto el tribunal ha resuelto condenarles por tráfico de sustancias de las que causan grave daño a la salud, en la modalidad de notoria importancia, y ha impuesto al primero cinco años y diez meses de prisión--le aplica la agravente de reincidencia--y al segundo, al que reconoce la atenuante de drogadicción, una pena de cinco años de privación de libertad, además de los 5.000 euros de multa que deberan abonar ambos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El fiscal del caso había pedido para Daniel ocho años y para Víctor siete y multas, por el mismo orden, de 20.000 y 15.000 euros.

Durante el juicio, Víctor L.O, vecino de Palencia, se declaró inocente y explicó que cuando el 30 de noviembre fue interceptado en casa de Francisco Javier en Íscar se disponía a arreglarle la caldera de gas, pues, como así explicó, trabaja para una empresa del sector con radio de acción en toda Castilla y León.

REPARADOR DE CALDERAS DE GAS

Aunque la Guardia Civil le ocupó en la furgoneta 321 gramos de Sulfato de Anfetamina (speed) y 60 pastillas de MDMA (éxtasis), lo que supondrían unas 4.060 dosis, el ahora condenado alegó que desconocía la existencia de la mercancía por cuanto se trataba del vehículo de empresa y éste era utilizado por más trabajadores.

El otro acusado, Daniel M.M, a quien el fiscal atribuía la dirección y financiación del aprovisionamiento de anfetamina y MDMA para su distribución a terceras personas, con la colaboración del resto, también se declaró inocente y apuntó que Víctor tenía previsto igualmente arreglarle la caldera de gas de su casa.

Pese a que Daniel figura en los 'pinchazos' telefónicos de la Guardia Civil, el 'cerebro' declaró que las conversaciones en las que aparece se refieren a un préstamo de miles de euros, sin vinculación alguna con el tráfico de sustancias, que había realizado a Francisco Javier.

Las defensas de ambos acusados solicitaron del tribunal, sin éxito, un fallo absolutorio e intentaron, sin fortuna tampoco, en el trámite de cuestiones previas que los tres magistrados decretaran la nulidad de la causa por vulneración de derechos fundamentales, tanto por el carácter ilegal de los 'pinchazos' telefónicos como por la denegación de la prueba de detección de droga en el cabello de sus clientes con el fin de poder acreditar su toxicomanía.

Más información

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista