Publicado 14/02/2022 14:03

Polémica en el equipo de la ganadora del Goya 'Valentina', que incluye un vallisoletano, por el papel de Chelo Loureiro

La productora, Chelo Loureiro (2i), con el resto del equipo de su película de animación nominada 'Valentina', posan en el photocall de la 36ª gala de los Premios Goya
La productora, Chelo Loureiro (2i), con el resto del equipo de su película de animación nominada 'Valentina', posan en el photocall de la 36ª gala de los Premios Goya - Jorge Gil - Europa Press

Archi Viloria forma parte de la producción, cuyos trabajadores acusan a Loureiro de atribuirse la dirección de la cinta y de impagos

Loureiro y compositor niegan las acusaciones: "Que lo demuestren, no dejan disfrutar el Goya"

VALLADOLID/MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores del largometraje 'Valentina', Mejor Película de Animación en los Premios Goya 2022, han denunciado impagos e "irregularidades muy graves" por parte de la productora ejecutiva Chelo Loureiro, a la que acusan de atribuirse un papel de dirección que, según ellos, no ha ejercido.

'Valentina', en cuyo equipo se encuentra el vallisoletano Archi Viloria, recibió el pasado sábado el Premio Goya 2022 a la Mejor Película de Animación. En su discurso, Chelo Loureiro reivindicó este género --"que es cine"--, la cultura gallega y las "precursoras de las Tanxugueiras" y la atención a la discapacidad.

Sin embargo, según explican los trabajadores de la película, se ven en la "obligación de exponer a la opinión pública su más profundo malestar, repulsa e incredulidad ante las declaraciones y actos" que ha realizado Loureiro con respecto a la obra.

De este modo, denuncian que Loureiro "se ha atribuido una dirección cinematrográfica que no ha realizado". Es decir, que a pesar de que originalmente ella iba a ejercer la dirección de la película de animación, "nunca llegó a realizar dicha dirección, siendo sus únicas labores conocidas el haber sido guionista de la obra junto con Lúa Testa, el haber puesto la voz del personaje de la Abuelo y el ejercer el papel de producción ejecutiva".

Al respecto, los firmantes reprueban este acto porque, a su juicio, "está intentando sustraer un derecho intelectual y de autoría que no le corresponde" y "perjudica gravemente la imagen de la profesión".

Entre otras cosas, critican que Loureiro "ha modificado los títulos de crédito de forma que no se corresponden con la realidad" y que a pesar de "estar advertida", procedió a realizar cambios que conocieron una vez que la película estaba estrenada.

Asimismo, aseguran que existen "impagos" a varios trabajadores "algo difícilmente justificable cuando la película ya ha sido estrenada en cines" y denuncian que ha hecho un uso "personal e interesado" de la comunicación pública, dejando en un "segundo plano" la mención al equipo.

En este sentido, los trabajadores recalcan que desconocen los motivos por los que Chelo Loureiro, como productora ejecutiva, ha realizado "semejantes acciones" que "sientan un terrible precedente al conjunto del mundo profesional de la animación".

"SITUACIÓN TORTUOSA E IRREGULAR"

Según ha relatado a Europa Press el administrador del estudio 'Antaruxa', Brandán de Brano, durante sus 18 años de experiencia laboral "ha habido cosas que se salen de lo normal". Así, ha asegurado que los trabajadores han intentado hablar con la directora e intentar llegar a un acuerdo pero "no ha sido posible".

En este sentido, de Brano ha explicado que se mandó un comunicado a Loureiro para "dialogar" intentando evitar la vía judicial "a toda costa" sin resultado, por lo que este hecho está en manos de los asesores legales.

En este punto, ha puesto de manifiesto su apoyo "total y absoluto" a los trabajadores de la película a la vez que ha expresado la "indignación" de todo el equipo "desde hace tiempo" con las actuaciones de la directora que "se escapan a la comprensión".

RESPUESTA DE LOUREIRO

Por su parte, Loureiro y el compositor Nani García han negado las acusaciones y los han retado a demostrarlo. "Si hay impagos que presenten las nóminas sin pagar porque no es cierto. Todo el mundo ha cobrado. Lo que han hecho ha sido estropear un día de fiesta como es poder conseguir un Goya en un género tan complicado como el de Mejor Película de Animación", ha lamentado a Europa Press Loureiro.

"Ha sido muy triste. Ni siquiera me dejan disfrutarlo", ha insistido para mostrarse a continuación "muy disgustada" por este asunto. "La pena es que quede este recuerdo y no el Goya", ha reiterado Loureiro, que ha añadido que ya ha recibido "el apoyo de los 200 trabajadores" que participaron en la cinta y que sienten que les "han robado el protagonismo". "200 personas que estaban felices y para las que esto ha sido un jarro de agua fría", añade.

"Mi carrera ya está hecha. Yo tengo 63 años. He logrado dos Goya y he sido nominada en muchas ocasiones", rememora Loureiro, que ha hecho cerca de una veintena de películas "con mucho esfuerzo" y que ha logrado convertirse en una figura destacada del cine de animación español.

Su última película, 'Valentina', narra la historia de una niña con síndrome de Down en un cuento musical sobre la inclusión y la diversidad. "Este es el único premio que recogemos los que hacemos cine de animación. El cine de animación es cine, no es fácil hacer animación y nos tenemos que contentar con un solo premio", afirmó Chelo Loureiro al recibir el Goya.

Loureiro ha explicado que la relación con el administrador del estudio 'Antaruxa', Brandán de Brano --quién encabeza las críticas de impagos y acusa a la directora de atribuirse "una dirección cinematrográfica que no ha realizado"-- fue "complicada desde el principio, con constantes trabas e interrupciones".

"No le gustaba nada, hablaba con todo el mundo. El resto del equipo estaba igual, fue un biocot constante", indica Loureiro y corrobora Nani García, músico y compositor coruñés artífice de la musicalidad del filme. "No son formas. Si algo no te gusta, te vas", explica a Europa Press.

García ha añadido que las acusaciones "vienen de largo" ya que comenzaron "hace meses" pero ahora vuelven a producirse ante el hecho de que se haya logrado el Goya. "Había un desacuerdo con la producción y la respuesta fue secuestrar las imágenes por lo que tuve que componer de cero. Lo mismo les pasó a los compañeros de sonido. No son formas", lamenta el compositor que añade que nunca ha vivido "algo igual". "Y eso que estoy a punto de jubilarme", apostilla.

A su juicio, "si existe un conflicto laboral o se está en desacuerdo, la respuesta es marcharse". Sin embargo, "las constantes trabas provocaron retrasos en los plazos, lo que provocó que se llegara muy justo a los Goya". "Hubiéramos podido competir en más categorías y no fue posible", señala.

"Nos podemos dar por satisfechos por haber podido acabar la película", indica el compositor, que afirma que tanto él como el resto de su equipo sí han cobrado. "Sin embargo, el daño está hecho con tino", concluye.

Más información