Prisión sin fianza para el presunto agresor sexual de una joven de 26 años en Zamora

Publicado 19/10/2018 16:05:05CET

ZAMORA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Zamora ha acordado este viernes el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto agresor sexual que la noche del pasado lunes asaltó a una joven de 26 años en la capital.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, esta resolución se ha tomado "para evitar la reiteración delictiva y el riesgo de fuga, además de por la gravedad de los hechos investigados". El hombre, con residencia en Zamora y de 32 años, obligó presuntamente a la víctima a realizarle una felación y masturbarle en un portal de una céntrica calle de Zamora, para después llevarla hasta otra vivienda con la intención de consumar la violación.

No obstante, la joven se puso zafar de su atacante y pedir auxilio a unos viandantes que estaban por la zona, al tiempo que el detenido se daba a la fuga.

El hombre no ha querido declarar este viernes ante el juez ni el fiscal, pero sí ha respondido a su abogada para negar los hechos. Esto contrasta con la versión de la Policía Nacional que, tras su detención este martes, aseguró que "en ningún momento" había negado los hechos que la víctima relató en la comisaría cuando puso la denuncia, tras haber acudido al servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Concha de la capital para que le elaboraran un examen médico tras la agresión.

El detenido será investigado por un delito de agresión sexual consumada, tres delitos de agresión sexual en grado de tentativa y un delito de hurto, puesto que le sustrajo el teléfono móvil a la víctima.

De hecho, el encontrar en su poder este aparato, propiedad de la joven, además de una colilla en el ascensor del portal donde le agredió y las zapatillas rojas con las que varios testigos aseguraron que le habían visto cuando huía son, según la Subdelegación del Gobierno, pruebas que fueron clave para dar con el paradero del agresor, un hombre muy conocido en la ciudad por su labor como camarero en varios establecimientos durante los últimos años.

Además, la ayuda de los testigos y la proliferación por las redes sociales de su imagen ayudaron a que la policía le detuviera apenas doce horas después de haber cometido los delitos. Este mismo hombre será investigado por un delito de amenazas cometido presuntamente contra otra mujer en noviembre del pasado año.