Proyecto Hombre Valladolid logra un 95% de éxito en terapias para penados por violencia de género

Actualizado 25/06/2019 13:03:00 CET
EUROPA PRESS

   VALLADOLID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Proyecto Hombre Valladolid ha logrado un 95 por ciento de éxito en las terapias alternativas para penados por violencia de género en el marco del programa Programa de intervención para agresores de violencia de género (PRIA-MA) que lleva a cabo junto a Instituciones Penitenciarias.

   Desde el inicio de este programa en 2014 se ha atendido a 73 personas por parte de esta organización (se llevan a cabo más programas con otras entidades y por parte de la prisión tanto para internos como en el Centro de Inserción Social).

   Así lo han explicado la directora de la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre, María Paz de la Puente; el director del Centro Penitenciario de Valladolid, Carlos Blanco; el terapeuta de la Fundación José Luis Rodríguez Sáez; la delegada de la Fundación 'la Caixa', Rosana Cano; y el responsable de Acción Social en Castilla y León de Caixabank, Javier Marín.

   En los programas desarrollados desde 2014, que han evolucionado y se han adaptado a los nuevos perfiles, se ha atendido a 73 personas en seis grupos y ha finalizado un 89 por ciento de las personas que los iniciaron, mientras que el resto solicitaron altas voluntarias por diferentes motivos.

   En el 95 por ciento de los casos se ha logrado el éxito del programa, ya que se ha producido una mejoría generalizada en los factores de riesgo o variables vinculadas a las génesis de la violencia y una disminución de la reincidencia en los usuarios sometidos al tratamiento.

   José Luis Rodríguez ha detallado que los participantes son varones con una edad media de 43 años, con 18 años el más joven y 85 el mayor, una diferencia que hace que los programas haya que adaptarlos de forma individualizada, para lo que se trabaja en una fase de evaluación y motivacional para cada participante.

DIVORCIADOS Y SOLTEROS

   En cuanto al estado civil el 41,1 por ciento son hombres separados o divorciados, otro tanto por ciento solteros, un 15,1 por ciento casados y un 2,7 por ciento viudos. El 58,9 por ciento de los usuarios tienen estudios secundarios, un 19,2 por ciento primarios, un 15,1 no tiene estudios y un 6,8 universitarios o superiores.

   De los participantes un 63 por ciento tiene un trabajo remunerado mientras que un 13,6 por ciento cobra el paro o algún tipo de ayuda social y un 11 por ciento es pensionista. Un 9,6 por ciento tiene una red primaria de apoyo y un 2,8 por ciento otras fuentes de sostenimiento.

   Destaca que en el 50,7 por ciento de los casos se ha reconocido un consumo abusivo de alcohol y sólo en un 15,1 por ciento un problema de consumo de otras drogas. En el caso del alcohol, Rodríguez ha recordado que actúa como deshinibidor y eso se puede sumar a comportamientos agresivos, situaciones estresantes o que estas personas puedan ver amenazas a su honor que pueden desencadenar episodios violentos.

Contador

Para leer más