Actualizado 31/01/2012 14:44

Red contra la Pobreza participará en la elaboración de la normativa sobre ayudas de emergencia y agilizar su concesión

Herrera Inaugura La Muestra 'Nuestro Trabajo, Nuestro Sueño, Tu Voluntariado'
EUROPA PRESS

VALLADOLID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones que pertenecen a la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (Red EAPN) participarán en la elaboración de la nueva normativa que regulará las ayudas de emergencia social, con el que se pretende agilizar su concesión.

Así lo ha anunciado este martes el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien ha inaugurado en la sede de las Cortes la exposición fotográfica titulada 'Nuestro trabajo, nuestro sueño, tu voluntariado', organizada por la Red con el objetivo de concienciar a la sociedad de la importancia del trabajo de las entidades del llamado tercer sector, constituido por organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan para ayudar a todas aquellas personas que carecen de los medios más básicos para poder subsistir.

En este marco, el jefe del Ejecutivo autonómico ha asegurado que en la actualidad la Junta trabaja en un doble objetivo para dar respuesta a las situaciones que está provocando la crisis, por un lado la mejora de la atención a las llamadas emergencias sociales y, por otro, coordinar mejor el esfuerzo de todos los actores para que la gestión de los recursos sea más eficiente.

El primer paso será abrir la negociación del futuro decreto de Ayudas de Emergencia Social a expertos de la Red Pobreza, formada por 16 entidades sin ánimo de lucro, para que sumen sus propuestas a las que ya han ido formulando sindicatos y empresarios en el marco del Diálogo Social. Se trata de homogeneizar en toda la Comunidad los criterios y agilizar el procedimiento para que estas ayudas, que atienden situaciones puntuales y urgentes, respondan a una necesidad inmediata y de la misma forma en toda Castilla y León.

La nueva normativa también pretende promover una mayor coordinación entre los agentes participantes, potenciando el trabajo de las comisiones provinciales de inclusión social con la idea de incrementar las posibilidades de acceso al mercado laboral de los castellanos y leoneses que se encuentren en situación de riesgo o de exclusión social, ha indicado el presidente de la Junta.

Fuentes del Gobierno autonómico han recordado que la Consejería de Familia y las corporaciones locales conceden al año una media de más de 9.000 ayudas de urgente necesidad a familias castellanoleonesas para que, por ejemplo, puedan hacer frente de forma puntual al pago del alquiler o del recibo de la luz, la adquisición de enseres básicos o para que tengan cubiertas sus necesidades básicas de alimentación. En 2011, la Junta de Castilla y León destinó 2 millones de euros, a lo que hay que añadir las aportaciones realizadas por las entidades locales que, como mínimo, son un 35 por ciento de esa cuantía.

Herrera, tras agradecer y destacar el trabajo que lleva a cabo la Red, ha incidido en que la Junta de Castilla y León, consciente de la necesidad de ayudar a los más desfavorecidos, ha ido "tejiendo" desde los Servicios Sociales una Red de Inclusión Social, en colaboración con las corporaciones locales y las entidades sociales.

MÁS DE 45 MILLONES

En concreto, ha explicado que el apoyo a la inclusión social en la Comunidad recibió el pasado año 2011 un total de 45,4 millones de euros, de forma que a los 28 millones de euros dedicados a sufragar el nuevo derecho social que es la Renta Garantizada de Ciudadanía, se sumaron 13,8 millones de euros a los programas de inclusión social desarrollados por las corporaciones locales, -entre las que se incluyen las ayudas de emergencia social-, y 3,6 millones a los programas de las entidades sociales.

Juan Vicente Herrera ha recordado que Castilla y León está en una situación "menos desfavorecida" que la media de las comunidades españolas, pero cree que eso no puede mover a ninguna "confortabilidad", sino que debe animar a "combatir" las causas de exclusión social y la pobreza.

En el caso de la Renta Garantizada de Ciudadanía, el nuevo derecho social que cumple su primer año de implantación, se ha reconocido a 6.246 familias, lo que ha permitido atender las necesidades básicas de subsistencia de más de 15.000 castellanoleoneses -con un promedio de 2,4 beneficiarios por cada unidad familiar-.

Herrera ha destacado el hecho de que la cuantía media que se ha concedido de Renta es de 537 euros mensuales, lo que mejora el desaparecido Salario Mínimo de Inserción (SMI), pero también ha señalado que esta prestación, además de solventar la cobertura de las necesidades básicas de subsistencia, también promueve la inserción laboral y social. Así, ha concretado que dos de cada tres personas que dejaron de ser perceptores de la Rente (755 de un total de 1.144) lo hicieron por haber encontrado un empleo. "Lo que en un momento de dificultades denota se trabaja en la buena dirección", ha dicho.

El presidente de la Junta ha recordado que ante el previsible aumento de la demanda de este tipo de prestaciones, la Administración autonómica ha decidido dedicar la recaudación del Impuesto de Patrimonio, estimada en unos 40 millones de euros, a sufragar este derecho social que se erige en el último escalón del sistema de protección social.

Este esfuerzo impositivo para la sociedad, ha aclarado, obligará a la Junta a ser más rigurosa en la concesión y seguimiento de la prestación para que la perciban exclusivamente aquellas personas que realmente la necesitan.

Por otro lado, Herrera ha incidido en que las entidades locales de Castilla y León desempeñan también un papel decisivo en el desarrollo de programas de orientación y asesoramiento para la integración social, de acceso al empleo, de apoyo a las familias, de convivencia intercultural o de normalización y mejora de la calidad de vida de las minorías étnicas.

A las entidades locales, dentro del Acuerdo Marco, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades destinó 13,8 millones de euros durante el pasado año.

Esta cantidad se completa con los 3,6 millones que concedió a las entidades sociales para desarrollar programas de inclusión, de forma que más de 25.000 castellanoleoneses accedieron al programa de atención inicial y acogida, en el que se diseñan y ejecutan itinerarios de inserción social individual, familiar o grupal.

Aproximadamente 8.500 usuarios participaron en los programas de mantenimiento de recursos y alojamiento alternativo y más de 7.000 en programas de inserción social y laboral.

LABOR DE LA RED

Tras hacer este balance, Juan Vicente Herrera ha destacado y agradecido el trabajo "austero", "eficaz", "callado" y "generoso" de la Red contra la Pobreza y la Exclusión Social y ha señalado que el conocimiento directo de la realidad es "fundamental" para el desarrollo de los programas individualizados de inserción.

Además, considera que el trabajo "en cercanía" sustenta el sistema de inclusión social del que cree que hay que sentirse "orgullosos", pero que hay que "mejorar".

En el acto de inauguración de la exposición 'Nuestro trabajo, nuestro sueño', que podrá contemplarse en el hall de las Cortes hasta el 17 de febrero, también han intervenido la presidenta del Parlamento, María Josefa Cirac, y el presidente de la Red EAPN de Castilla y León, Daniel Duque.

Cirac ha explicado que las Cortes pretenden con esta muestra aportar un "grano de arena" con los más desfavorecidos y ha asegurado que se ofrecen como "escaparate" para mostrar el "corazón" de los que más trabajan con los más desfavorecidos "día a día".

Por su parte, Duque ha señalado los momentos "especialmente difíciles" en los que es necesario trasladar a la sociedad su labor de trabajo con los más vulnerables, cuyo "día a día" se puede ver en la exposición a través de fotografías y textos.

Además, ha incidido en que las organizaciones que trabajan en este ámbito tienen la capacidad de seguir soñando, de seguir "creciendo y evolucionar", algo que estimula su trabajo en un momento en el que aumentan las necesidades mientras se reducen los recursos.