Actualizado 19/09/2009 21:22

Rescatada en la sima de Covanegra, en Leva (Burgos), una espeleóloga madrileña que sufrió una caída

LEVA (BURGOS), 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una espeleóloga federada de 23 años, de iniciales M.R.F. y natural de Madrid, resultó herida esta tarde al sufrir una caída de cinco metros de altura cuando practicaba espeleología a unos treinta metros de profundidad en la sima de Covanegra, situada en la localidad de Leva (Burgos), perteneciente al municipio de Merindad de Valdeporres, lo que motivó la intervención del Grupo de Rescate de la Consejería de Interior y Justicia.

El incidente se produjo minutos antes de las 14.09 horas, cuando una persona contactó con el Servicio de Emergencias Castilla y León 112 para alertar de que una mujer había sufrido una lesión en la espalda cuando practicaba espeleología, en compañía de un grupo de nueve espeleólogos federados, en la referida sima.

Comunicado el incidente, la Sala de Operaciones del 112 pasó el aviso al Centro de Asistencia Ciudadana (CEDAC) de la Agencia de Protección Civil y Consumo, que envió a la zona el helicóptero de salvamento con dos rescatadores en su interior y preactiva un equipo de tierra de segunda intervención por si fuera necesario, y a la Guardia Civil, que activa dos efectivos del EREIM de Ezcaray y cuatro del Seprona.

Igualmente, se dio aviso, a título preventivo, a los Bomberos de la Diputación de Burgos y a Emergencias Sanitarias, Sacyl, que envió una ambulancia de soporte vital básico.

Al llegar a zona, el helicóptero de salvamento de Protección Civil tomó tierra en las inmediaciones de la cueva y uno de los rescatadores descendió por una instalación de cuerda con varios fraccionamientos, colocada por los espeleólogos, hasta la cámara principal, de treinta metros de volado, donde se encontraba la herida.

Después, la estabilizó con un colchón de vacío, le colocó un collarín cervical y, tras cubrirla con una manta térmica, la subió a la camilla, que fue izada horizontalmente con cabo guía desde el helicóptero con la grúa, en una operación complicada pero factible gracias a la amplitud de la boca de la cueva.

Una vez en el exterior, la herida fue trasladada a un kilómetro de distancia de la entrada, donde espera la ambulancia de Sacyl que la evacuó al Complejo Asistencial de Burgos.