Publicado 08/03/2022 12:55

Los templos de San Vicente y San Juan, restaurados gracias al Plan Románico Atlántico

Los responsables de la Junta de Castilla y León, la Fundación Iberdrola y la Fundación Santa María la Real, durante la visita.
Los responsables de la Junta de Castilla y León, la Fundación Iberdrola y la Fundación Santa María la Real, durante la visita. - JUNTA DE CYL.

ZAMORA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los templos de San Vicente y San Juan de Puerta Nueva, ubicados en el centro de Zamora capital, han sido restaurados en las últimas semanas gracias a un proyecto puesto en marcha en el marco del Plan Románico Atlántico.

Las dos iglesias, protegidas como Bien de Interés Cultural desde hace más de medio siglo, han recibido una inyección económica de más de 300.000 euros, fruto de la colaboración entre la Junta de Castilla y León, la Fundación Iberdrola y la Fundación Santa María la Real.

Las obras, cuyos remates concluirán en los próximos días, han recibido este martes la visita de los responsables de la administración implicada en el proyecto y de las dos fundaciones que han colaborado para llevar a buen puerto los trabajos.

Por parte de la Junta, ha estado presente la delegada territorial en Zamora, Clara San Damián, que ha explicado que los templos exigían "una intervención urgente".

En ese sentido, San Damián ha subrayado la celeridad a la hora de poner en marcha los trabajos y ha recordado que la Junta ha sido la encargada de realizar la aportación económica, mientras que las fundaciones colaboradoras han tomado la responsabilidad de la redacción del proyecto y la direccion de la obra: "Estas actuaciones son importantes también como reclamo turístico", ha advertido la delegada territorial.

DETALLE DE LAS ACTUACIONES

En cuanto a las actuaciones como tal, los trabajos, según se ha explicado, contemplan varios aspectos. En San Vicente, el primer paso fue retirar el nido de cigüeña, para, posteriormente, proceder a la restauración de la cubierta sustituyendo y consolidando tanto las tablas de madera como las lajas de pizarra que se encontraban en mal estado.

Se colocó, además, una placa impermeabilizante para proteger el espacio. También se han limpiado y consolidado los muros, eliminando suciedad y vegetación; rejuntando grietas y fisuras con mortero de cal y reconfigurando las aristas y volúmenes de la torre mediante injertos pétreos o de mortero de restauración. Parte de esa limpieza se ha realizado con láser, según ha aclarado San Damián.

Junto a estas actuaciones se ha planteado la protección del campanario frente a los pájaros, mediante la colocación en los vanos de la torre de una malla que impide la entrada de aves, sin entorpecer la ventilación.

La intervención se ha completado con la limpieza y consolidación tanto del solado histórico como del husillo, así como con la instalación de una nueva iluminación más eficiente y acorde con la historia de este edificio románico.

A unos metros de distancia, en la iglesia de San Juan de Puerta Nueva, la intervención se ha centrado en la fachada sur del edificio, que presenta una articulación tripartita, con absidiolo lateral, cuerpo de naves y torrecilla a los pies.

Los trabajos han consistido en la limpieza y consolidación de paramentos, reposición de elementos pétreos perdidos, restauración de la cubierta y los solados históricos, así como la protección de los vanos del edificio.

En ambas intervenciones se han realizado diferentes estudios y pruebas previas que han servido para corroborar la idoneidad de cada uno de los tratamientos aplicados, para que resulten respetuosos con el edificio, con el entorno y sigan los criterios de reversibilidad y mínima intervención.

Tras las explicaciones de la delegada territorial, el representante de la Fundación Iberdrola en Castilla y León, Fernando García, ha destacado el compromiso de la empresa con el proyecto Románico Atlántico y ha subrayado la importancia de invertir en el arte y de ceñirse a los Objetivos de Desrrollo Sostenible, que también buscan fomentar las alianzas entre instituciones y entidades privadas.